La 112ª de la Milán-San Remo tendrá lugar este sábado 20 de marzo. Tras una atípica edición en 2020, este año recobra su fecha y recorrido original. La siempre tan esperada ‘Classicissima’, nos ofrece este año un cartel de lujo con Van Aert (Jumbo-Visma), Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step)  y van der Poel (Alpecin-Fenix) como principales protagonistas. La carrera italiana es el primer monumento de los cinco del calendario.

Edición 2020

A 24 horas para el pistoletazo de salida de la edición, la organización de la carrera modificó considerablemente el recorrido a causa de las restricciones de la zona. La clásica se quedaba sin un pedazo de su esencia, no se subió ninguno de sus famosos ”capos”, que servían para endurecer la carrera considerablemente. Por el contrario, se convirtió en todo momento una jornada de resistencia, de dosificar y guardar energías. El ganador Van Aert realizó los 305 kilómetros en 7 horas y 16 minutos.

‘La Classicissica’ no decepcionó, una vez el pelotón inició la ascensión a la Cipressa los hombres de Nibali (Trek-Segafredo) endurecieron el ritmo y lograron eliminar a esprinters como Gaviria (UAE) o Ewan (Lotto Soudal). El italiano buscaba repetir la hazaña del 2018, y como todo el mundo esperaba, lanzó su ataque en la última subida del día, el famoso Poggio. Una vez Nibali ya habia mostrado sus cartas, un pletórico Alaphilippe decidió salir a su rueda dejando atrás al pelotón con suma facilidad. El corredor del Trek se vio superado por un ‘obús’ que logró llegar a la cima de la última cota en solitario.

Por detrás, el único que pudo minimizar las perdidas con el galo fue Van Aert, que llegaba en un fantástico estado de forma tras la Strade Bianche. Pese a que la renta no era muy elevada, se esperaba que Alaphilippe tuviera la capacidad de aumentar la renta en el descenso y llegar a meta en solitario. Para sorpresa de todos, tras trazar diversas curvas de manera dubitativa, ya tenía al belga junto a él.

El buen entendimiento entre ambos privo de cualquier opción al grupo perseguidor, formado por 23 corredores entre los que estaban Sagan (BORA – hansgrohe), Démare (FDJ) o van der Poel. Ya en el último kilómetro, los rostros de la dupla de cabeza de carrera  indicaban quien llegaría a meta con los brazos en alto. Un exhausto Alaphilippe no pudo hacer nada ante la potencia de  un Van Aert que había llegado a la parte final mucho más entero.

Recorrido

Tras las modificaciones, tanto de fechas como de recorrido, la Classicissima retorna a su esencia con el recorrido habitual de todos los años. Contará con 299 kilómetros y una sola diferencia, por motivos externos a la carrera. A causa de unos desprendimientos en la calzada del Passo del Turchino la carrera afrontará el Colle di Giovo a 170 kilómetros de meta.
La carrera, este año, si subirá los 3 ”capos” que hay encadenados como antesala de la penúltima ascensión, el Cipressa. Esta subida cuenta con una pendiente media del 4.1% durante 5,6 kilómetros. Con la fatiga de la jornada, esta cota acostumbra a llevarse alguna ‘víctima’ por el camino.

El Poggio di San Remo, cuenta con 3.7 kilómetros al 4% de pendiente media pese a que en algunos tramos llega al 8%. Habitualmente, los más fuertes tienen marcada esta subida como punto clave para realizar un ataque. Después de superar el Poggio, los ciclistas tendrán que afrontar un rápido y peligroso descenso y dos kilómetros llanos para llegar a meta en San Remo.

Principales favoritos

Esta edición de la Milán-San Remo cuenta con un cartel de lujo, muy pocos se han querido perder el primero de los cinco monumentos. La dureza del recorrido provocará una carrera por eliminación, cualquier lance de carrera o la mínima falta de concentración te pueden privar de la victoria. En todas las quinielas hay tres nombres que resaltan por encima de los demás, y no es de extrañar.

El actual defensor del título Wout Van Aert, tras completar una sensacional semana en la Tirreno Adriático, buscará redimirse del mal sabor de boca de la Strade Bianche, donde no pudo estar luchando por la victoria y mostro signos de debilidad. El holandés Van der Poel, que viene de  triunfar en el ‘sterrato’ y ganar dos etapas de la Tirreno, es un claro candidato al triunfo. Buscará conseguir su segundo monumento y seguir aumentando su palmarés. El maillot arcoíris Alaphilippe, después del agridulce segundo puesto del año pasado, buscará el anhelado triunfo contando con el Poggio como principal aliado para conseguirlo.

Otros nombres que no hay que descartar pese a que no tengan el cartel de máximos favoritos, son gente como Michael Matthews (Bike Exchange), Maads Pedersen (Trek-Segafredo), Ewan (Lotto Soudal) o los compañeros de Alappiliphe, Sam Bennett y Davide Ballerini (Deceuninck-Quick Step).

Retransmisión

La Milán-San Remo se podrá seguir el 20 de marzo en Eurosport 1. La retransmisión dará inicio a las 14:25 hora española. También se podrá seguir mediante las redes sociales de la organización @Milano_Sanremo o utilizando el hashtag #MilanoSanremo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.