Van Garderen: preparando la confirmación

El corredor estadounidense del equipo BMC, Tejay Van Garderen, se prepara ya en Denia para afrontar este próximo 2016. Con su 1’86 de estatura y sus 72 kilos, ejemplifica a la perfección el prototipo de contrarrelojista-escalador. Un rendimiento en constante evolución cuando la carretera mira hacia arriba, a destacar su actuación en el pasado Dauphiné, aún parece estar un peldaño por debajo de los grandes escaladores del pelotón.

Aunque el norteamericano no cayó en el pavés, el 2015 ha estado plagado de infortunios para Van Garderen

En su quinta temporada con el BMC, el yankee aspira a “pelearse” con los más experimentados vueltómanos en la Grand Boucle.
A sus 27 años, Van Garderen tendrá en el Tour de Francia, la carrera en la que mejor ha rendido históricamente, su principal objetivo en este 2016. Con dos quintos puestos y un maillot blanco, allá por el 2012, el norteamericano buscará aspirar a ese podium, que ya visitó en el pasado Tour, donde incluso pudo disfrutar de vencer en la exigente contrarreloj por equipos con final en la Cote de Cadoudal, en Plumelec.

Los 9 hombres del BMC, Van Garderen en la parte central, victoriosos en la meta de la 9ª etapa del Tour 2015

Con un rendimiento inmejorable, tercero en la general y cediendo poco más de tres minutos y medio con el líder Froome, el líder del BMC tuvo que decir adiós a la carrera en la 17ª etapa al sufrir una infección estomacal tras la siempre “peligrosa” jornada de descanso.

Van Garderen apura sus últimas pedaladas en el Tour 2015 antes de abandonar por una infección estomacal.

Tras la decepción del Tour, Van Garderen no dudó en disputar también la Vuelta a España, con el objetivo de obtener un buen resultado que le hiciera redimirse de su abandono en el Tour. Sin embargo, la mala suerte volvería a cernirse sobre el corredor norteamericano durante la octava etapa, viendose obligado a abandonar tras sufrir una fractura de clavícula que pondría fin a su fatídico 2015.

A su caída en Lieja y su abandono en el Tour, se sumaría una fractura de clavícula consecuencia de una caída en la 8ª etapa de la Vuelta

Así, Van Garderen llega a esta pretemporada con el claro objetivo de borrar  la mala suerte de su camino. El Tour volverá a ser su objetivo también este año, y para ello, previsiblemente, afrontará en junio el Dauphiné, allí donde brilló en 2015 logrando un valioso segundo lugar final. Antes, el líder del BMC correrá Omán, Tirreno, la Volta y la Vuelta al País Vasco, antes de hacer un pequeño parón, veremos si previa o posteriormente a las Clásicas de las Ardenas, a fín de afinar su estado de forma en busca de ese ansiado podium de París.

Fichajes como el de Floris Gerts y Loic Vliegen y sobre todo, el fichaje de Richie Porte, quien ya demostró durante su etapa en Sky sus dotes como gregario, serán de gran ayuda para el norteamericano en su empresa de alcanzar el cajón final de París.