Romain Bardet (AG2R-La Mondiale) se ha impuesto en la línea de llegada de Saint-Jean-de-Maurienne después de mostrarse el más fuerte, o mejor dicho, el más habilidoso de la numerosa fuga que protagonizó la jornada de hoy. En cuanto a la general, de nuevo, Alberto Contador (Tinkoff-Saxo) volvió a intentarlo desde su casa, pero el resultado volvió a ser nulo, con un Chris Froome (Sky) que ve como pasa otro día más, y que cada vez tiene más cerca el podio de París.

La etapa de 186 kilómetros con salida en Gap, tuvo un comienzo exactamente igual que el día anterior, formándose una gran fuga, con algún hombre muy reseñable como Simon Yates (Orica-GreenEdge), Rohan Dennis (BMC), Thomas de Gendt (Lotto-Soudal), Romain Sicard y Pierre Rolland (Europcar), Andrew Talansky, Ryder Hesjedal y Daniel Martin (Cannondale-Garmin), Romain Bardet (AG2R-La Mondiale), Winner Anacona y Jonathan Castroviejo (Movistar), Joaquim Rodríguez (Katusha), Thibaut Pinot (FDJ) o Michael Rogers y Roman Kreuziger (Tinkoff-Saxo), entre otros.

En la subida, al durísimo Col de Glandon la fuga se seleccionó muchísimo, quedando en su cima tan solo Bardet, Rolland y Anacona, pero de nuevo lo decisivo llegó en la bajada, mostrándose mucho más habilidoso Bardet que sus compañeros de escapada, consiguiendo una ventaja notable, que ya nadie podría reducir.

No es fácil, para alguien que viene a disputar la general, después de la gran carrera del año pasado, verse fuera de la pomada por completo en los primeros días, y recomponerse para lograr un premio de la magnitud de un triunfo como este en plenos Alpes. Bardet sigue la escuela de Purito. Tras el francés entraba a 33″ su compatriota Rolland y a casi un minuto, en tercera posición entraba el colombiano Anacona.

Por detrás, Alberto Contador, volvía a intentar recuperar el ciclismo de antaño con un valiente ataque a 6 kilómetros de coronar Glandon, que le llevó a tener más de un minuto de ventaja sobre el grupo de los favoritos donde viajaba sin problema, el líder Chris Froome, pero que en la cima apenas pasó con unos pocos segundos.

De, nuevo en los kilómetros finales Valverde y Quintana (Movistar), junto con Nibali (Astana) y Gesink (LottoNL-Jumbo) buscaron poner en aprietos al británico, pero este supo responder con contundencia a todos ellos, sin dar muestras de titubeo, ni pasar por ningún momento complicado.

Mañana, penúltima oportunidad de probar al líder del Sky, y a todo su equipo, en una etapa corta de tan solo 138 kilómetros entre Saint-Jean-de-Maurienne y la llegada en el alto de La Toussuire, de primera categoría. Antes, de inicio deberán hacer frente a otro primera como el Col du Chaussy, y previo a la última subida se encadenarán el Col de la Croix de Fer, de categoría especial, y Col du Mollard. Sin duda, etapa para poder poner todo patas arriba. Veremos si esta vez las pistolas están mejor cargadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.