Ni los propios jueces sabían quién había ganado. Y es que si se te presentan en meta tres corredoras del mismo equipo escapadas con un minuto sobre el grupo perseguidor, pues claro, te resulta difícil determinar la ganadora. Pero finalmente fue la francesa Pauline Ferrand-Prévôt quien se llevaría la gloria en la primera etapa de la Emakumeen Euskal Bira 2014, la edición más polémica de los últimos años.
Empezábamos el día conociendo la noticia de que el CAF Transport Engineering en el que iban a correr Ziortza Isasi y Gloria Rodríguez no podría tomar la salida por motivos de normas UCI. La otra polémica de los últimos días había girado en torno a las «bonificaciones secretas», entre comillas, porque finalmente ese punto de control se avisaría antes de la etapa a los equipos y a las corredoras para mantenerlas alerta.
En esto que arrancaba la Bira con Marianne Vos (Rabobank-Liv) liderando el pelotón desde la salida neutralizada. Ese pelotón rápidamente se estiraría enormemente, y se mantendría compacto hasta el kilómetro 35, momento en el que tras varias intentonas Anna Ramirez (Bizkaia-Durango) haría su movimiento, logrando solo 15 segundos de renta máxima, pero dando pie a que comenzara el festival de los ataques, en el que todas las corredoras de equipos menores intentarían buscar su protagonismo.
Llegaba la carrera a la subida a Dima, de segunda categoría, y las ciclistas empezarían a sufrir los hasta 35 ℃ que se alcanzaban. Mucho calor, mucha dureza en el puerto y muchas corredoras que ya comenzaban a ceder. Las ciclistas con más opciones de lograr el triunfo harían su movimiento conjuntamente, buscando la escapada que les permitiera rodar sin agobio, y así lo harían. Casi todas las mejores corredoras atacaban logrando rápidamente 35 segundos. Casi todas. Porque Emma Johansson (ORICA-AIS), dorsal número 1 de la carrera de casa, no se había metido en ese corte, el corte de las favoritas, el que más tarde pelearía por ganar. Para más inri, la sueca sufriría un pinchazo que la obligaría a cambiar de bici en el llano antes de Urkiola.
Ya en el citado puerto, se sucederían los ataques, especialmente los que venían de Emma Pooley (Lotto Belisol)… pero Rabobank-Liv había metido a cuatro corredoras en esa escapada y no quería dejar pasar la oportunidad. Fueron Anna van der Breggen, Pauline Ferrand-Prévôt y Marianne Vos las tres ciclistas del conjunto bancario las que atacarían en la parte final de la subida, y claro, contra la campeona del mundo no tienes nada que hacer en el descenso. 10, 20, 30, 35, 45… Radio Vuelta cantaba cada vez más segundos para el trío de cabeza, que entraría a meta con la francesa en cabeza, y con Van der Breggen segunda, aunque se había anunciado en primera instancia que ella había sido la vencedora. Vos, por su parte, tercera, y más feliz que si hubiera vencido ella misma. El pelotón de favoritas, a un minuto; el segundo grupo, perdiendo algo más de tiempo que ya las elimina definitivamente de la lucha por la clasificación general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.