La última jornada del Campeonato del Mundo de ciclismo adaptado en pista de Aguascalientes (México) no podría haber acabado de la mejor manera, con el oro en la velocidad por equipos Eduardo Santas, Amador Granados y Alfonso Cabello, y el bronce de José Enrique Porto-José Antonio Villanueva, en velocidad-.

El equipo de velocidad tuvo un comportamiento fantástico, superando a equipos tan potentes como China y Gran Bretaña. Eduardo Santas realizo un arrancada excepcional (20-963) lo que contribuyó a que España marcase el mejor tiempo en la clasificatoria: 50-307 a 51-015, de China, que sería el rival en la final.

Y en la serie definitiva, la actuación del trío español fue aún mejor, con un tiempo de 49-268 en la que sería la segunda medalla de oro del equipo español en este Mundial, así como la del propio Cabello. “Hay que destacar la reafirmación de este corredor, y las posibilidades de futuro que tiene. Que duda cabe que es un corredor importante en este trío, pero en este caso el potencial es de los tres. La inclusión de Santas con su arrancada nos ha ayudado mucho y hemos superado las expectativas marcadas con esta sensacional medalla de oro”, valoraba el seleccionador, Félix García Casas.

Por su parte, en velocidad Porto y Villanueva “no pudieron quitarse la espina del kilómetro, y aunque la medalla de bronce es un gran resultado, sabe a poco en comparación con los méritos y la ilusión que con el que acudía el tandem al Mundial”. En la clasificatoria marcaban el tercer tiempo (10-178), por delante de la otra pareja española, Ignacio Avila-Joan Font, que marcaba un sensacional cuarto registro, teniendo en cuenta que no es su especialidad (10-245).

Porto y Villanueva superaban su ronda de cuartos, pero no los catalanes, por lo que terminaban en una destacable quinta posición final, al no presentarse la pareja americana con la que debían disputar esa última serie.

En cuanto al dúo madrileño-gallego, no podía superar en semifinales al dúo australiano Kieran Modra-Jason Nibblett, por lo que se veían relegados a esa lucha por el bronce, contra el otro tandem australiano, Paul Kennedy-Thomas Clarke. Fueron necesarios tres enfrentamientos ya que, por decisión arbitral, el primero fue concedido a los ciclistas de las antípodas, aunque los españoles remontaron, ganando el segundo y el desempate.

En el scratch Raquel Acinas, la única C2 que se batió con ciclistas de la clases C4 y C5, “hizo lo que pudo teniendo en cuenta su discapacidad, hasta que fue eliminada”. Por su parte César Neira no tuvo una buena actuación en la misma prueba y fue eliminado a mitad de la prueba.

Con ello terminaba “un Mundial fantástico en cuanto a resultados que han situado al país en el quinto lugar del medallero, con dos oros –Cabello en kilómetro C5 y velocidad por equipos, dos platas Méndez, C1, y Avila-Font, en persecución, y un bronce, el de Porto-Villanueva hoy- y que ha reafirmado el potencial de nuestros ciclistas en la pista y rentabilidad o todo el esfuerzo personal, material y económico realizado para poder acudir a este mundial en las mejores condiciones posibles”, indicaba el seleccionador. “Se han batido muchos récord con tiempos que serán difíciles de superar a no ser que sea en condiciones como las de este velódromo y que dos de ellos tuvieron como protagonistas a ciclistas españoles”.
Fuente: RFEC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.