Averías y caídas lastran el estreno de La Tova-Asesoría Almudévar

Foto: Álvaro García.

Con sabor agridulce. Así decimos adiós al primer fin de semana de competición de 2021 en el seno de La Tova-Asesoría Almudévar. En una mano, nos encontramos la actitud encomiable de nuestros pupilos en todos los frentes. En la otra, sin embargo, no ver reflejado este empuje en las tablas de resultados. Además, también tenemos que lamentar la lesión de uno de nuestros élites, David Rubio, tras verse implicado en una aparatosa caída.

La primera toma de contacto con el pelotón aficionado se produjo en Zumaia. Allí, se vivió una rápida jornada matutina, donde dejar atrás al pelotón se convirtió en misión imposible. Pese a ello, nuestros ciclistas trataron de mostrarse, con un ataque de Toby Perry en la penúltima vuelta como momento destacado. Ya en el último giro, una caída dejó cortados a cuatro de los seis corredores alineados, mientras que Toby Perry (23º) y Diego Gonzalo (25º) llegaron en el pelotón del ganador.

En cuanto a la carera del domingo en Colindres, las averías y los pinchazos fueron una constante en el devenir de nuestra actuación. Lastrados ya desde los primeros compases de la carrera, en la mayoría de ocasiones se consiguió regresar al pelotón, hasta que se llegó a la montañosa parte central. Con la carrera rota en pedazos, Víctor Castellano logró llegar en tiempo (47º), mientras que Toby Perry remó contracorriente sin éxito.

José Miguel Fernando, director de La Tova-Asesoría Almudévar: “Zumaia fue muy rápida y controlada por los equipos de los sprinters. No pudimos romper la carrera, en parte por la caída que dejó a cuatro de los nuestros cortados. En Colindres nos encontramos una carrera mucho más dura de lo esperado y hemos tenido demasiada mala suerte. Tenemos que apreciar el gran compañerismo que ha habido entre todos, las ayudas mutuas para entrar en el pelotón y el grandísimo esfuerzo de Víctor”.

Prensa La Tova-Asesoría Almudévar