Hivert gana en el festival amarillo de Luisle

Luis León Sánchez (Astana) en el podium recibiendo el maillot de líder. Foto: AFP

Jonathan Hivert (Direct-Energie) se ha alzado con la victoria en la tercera etapa de la Paris-Niza (2.UWT,Francia), disputada hoy entre las localidades de Bourgues y Chatel-Gûyon, tras ser el más rápido de un terceto que abandonaba el pelotón a falta de 19 kilómetros para el final y que ha servido para aupar a Luis León Sánchez (Astana) al primer puesto de la clasificación general.

La etapa arrancó siguiendo el guion establecido. Varios intentos de fuga y eran finalmente Thomson (Dimension Data), Kasperkiewicz (Delko-Marseille) y Grellier (Direct-Energie) quienes conformaban la escapada de la jornada. Con una renta máxima de cinco minutos, eran alcanzados por el pelotón a 28 kilómetros para el final, justo al pie de la ascensión que decidiría la jornada, la Cote des Carbonieres.

Con visos de destronar a los sprinters, pronto Omar Fraile pasaría a comandar el grupo impriendo un ritmo que rápidamente descolgó a sprinters puros como Viviani, Groenewegen o Kristoff. Con el pelotón cada vez más reducido, fueron muchos quienes probaron abrir hueco hasta que acabó por conformarse un interesante quinteto compuesto por Tim Wellens (Lotto-Soudal), Alaphilippe (Quick-Step), Fuglsang (Astana), Ion Izagirre (Bahrein-Merida) y Calmejane (Direct-Energie).

Con poco más de 10 segundos de renta, por detrás, el trabajo de Mitchelton-Scott en favor de Chaves y Yates reducía diferencias y acababa por neutralizar el intento de escapada poco después de la pancarta del premio de montaña. El impás, lógico y predecible, tenía los ingredientes necesarios para ser aprovechado por quien supiera percatarse.

Con su olfato intacto y con las piernas de sus mejores momentos, Luis León Sánchez probaba fortuna a unos 18 kilómetros para el final y, con la compañía de Jonathan Hivert (Direct-Energie) y Remy di Gregorio (Delko-Marseille KTM) abrían un hueco que ya nunca volvería a cerrarse. La indecisión entre los favoritos y la ausencia del líder Demare que acabó entrando tras varios kilómetros de persecución favoreció al terceto de cabeza y, no sin esfuerzo, les permitió llegar aventajados en casi cuarenta segundos a la línea de meta.

Allí, Hivert sería el más rápido y Luisle el más amarillo. Maillot de líder para el murciano en una carrera que ya conquistó en 2008 y que, a tenor de su gran inicio de temporada seguro que disputará en las jornadas venideras.