Van Avermaet conquista Rodez mientras que Sagan toma el relevo de Zabel

Foto @letour

Último kilómetro de una “etapa de transición” y el pelotón ya tiene prácticamente anulada la fuga que ha animado la carrera de principio a fin. Los hombres de Tinkoff Saxo han logrado algo que parecía poco probable 20 kilómetros antes, lograr que Sagan, máximo favorito, pueda lograr su primer triunfo en este Tour tras haberlo rozado tantas veces antes. Se lanza el esprint, el eslovaco está perfectamente colocado a rueda de un Greg Van Avermaet al que apenas habíamos visto desde Utrecht. Está cerca la victoria, Sagan tiene la distancia marcada, el belga ha tomado toda la responsabilidad y eso nunca suele ser bueno. Sagan ataca, parece que esta vez no se le escapa. El del BMC se defiende con todo lo que tiene y el eslovaco no logra adelantarle. Cincuenta metros, el eslovaco sigue luchando por adelantar a Van Avermaet, ya lo ha hecho antes. Veinticinco metros, no hay manera, el belga sigue en cabeza y Sagan no puede. Últimos diez metros, Sagan sabe que no va a ganar, una vez más y ya son cuatro los segundos puestos que acumula en este Tour, además de dos terceros y un cuarto.

Van Avermaet ha logrado imponerse en un agónico esprint y logra así la tercera victoria para un BMC que está logrando un Tour impecable, con las dos victorias contra el reloj, además de la escelente general que está manteniendo Tejay van Garderen, una general que hoy no ha sufrido ningún cambio y continua encabezada por el todopoderoso británico Chris Froome.

Poco se tardo hoy en formarse la fuga y es que en el primer kilómetro tras la neutralización se escaparon Alexandre Geniez (FDJ), Thomas De Gendt (LTS), Cyril Gautier (EUC) y Wilco Kelderman (TLJ), a los que poco después se les unirían Nathan Haas (CAN) y Pierre-Luc Périchon (BSE). La ventaja del sexteto de cabeza rondó los 4 minutos hasta que en los últimos 40 kilómetros comenzó la lucha con el gran grupo, comandado por los hombres del Tinkov-Saxo. Poco a poco fue bajando la ventaja hasta que a 10 kilómetros para la línea de meta bajó del minuto, para finalmente neutralizar a los tres supervivientes (Kelderman, Gautier y De Gendt a menos de medio kilómetro de la meta.