Etixx coge el ascensor

Zdenek Stybar (Etixx Quick-Step), vencedor de la 6º etapa del Tour de Francia

Sin duda alguna, Etixx Quick-Step ha sido el equipo protagonista de la 6º etapa del Tour de Francia. El equipo belga ha ganado la etapa con Stybar, sumando así su 2º triunfo en la ronda francesa, pero ha perdido a Tony Martin, vencedor hace dos días en Cambrai y hasta hoy líder, por una caída provocada por el mismo alemán bajo el arco del último kilómetro.

Se antojaba una etapa tranquila, y así fue hasta los últimos compases de la carrera. 191,5 kilómetros separaban las localidades de Abbeville y le Havre, distancia relativamente corta por un terreno muy plano donde existía el riesgo de que soplara el viento durante los últimos 40 kilómetros de la etapa que transcurrían pegados al mar, donde hemos podido disfrutar de vistas espectaculares de los acantilados normandos, aunque finalmente no fue así. La fuga, formada prácticamente de salida, constaba de tres corredores: Quemeneur (Europcar) Van Bilsen (Cofidis) y Teklehaimanot (MTN). El eritreo aprovechó las 3 cotas puntuables del día para arrebatar el maillot de la montaña a “Purito” Rodríguez y hacer historia para el deporte de su país. A falta de kilómetros, aprovechando la relajación del pelotón, Thomas Voeckler (Europcar), que llevaba demasiados días quieto, lanzó un ataque tratando de conectar con la fuga, aunque no fue posible y fue absorbido por un pelotón en el que BMC había puesto velocidad de crucero. Van Bilsen logró sobrevivir hasta los últimos 3 kilómetros, pero un pelotón comandado por Etixx le rebasó cual Apolo 13. Aunque los últimos 500 metros eran llanos, el pelotón debía superar una cota de 800 metros con rampas de hasta el 9% que eliminó a los esprinters puros. Debajo de la pancarta del último kilómetro, Tony Martin se apartó del treno del Etixx y al dar un bandazo hacia la izquierda cayó junto con Nibali (Astana) y Quintana (Movistar) que no pudieron evitar al maillot amarillo y besaron el suelo de Amiens. La realización se centró en la caída y para cuando enfocaron la cabeza, Stybar tenía unos metros sobre el resto de rivales. Pese a los intentos de Joaquim Rodríguez por acercar a Kristoff al checo, Stybar lograba su primera victoria de etapa en el Tour por delante de Sagan (Tinkoff Saxo), que ganaba el esprint del grupo pero, de nuevo, hacía 2º y Coquard (Europcar), que entraba 3º en línea de meta.

Peter Sagan (Tinkoff Saxo), otra vez 2º.

La caída, al ser de los últimos 3 kilómetros, no provocó pérdidas de tiempo. El mayor afectado por la montonera era Tony Martin, que llegó a meta empujado por sus compañeros con el hombro derecho totalmente inmovilizado. Pese a que subió al podio a recoger el maillot amarillo, minutos después se confirmaba lo que todos temíamos: fractura de clavícula. A esta hora (20:05) no se ha confirmado su abandono, aunque parece difícil que el alemán pueda tomar la salida mañana. Veremos. Pero la caída no sólo ha causado daños físicos para los ciclistas, también ha creado polémica. Nibali y Valverde (que también se fue al suelo horas antes, al tener problemas con la bicicleta al ir a orinar) acusaron a Froome (que se libró por centímetros de irse al suelo) de haber provocado el incidente. Para aclarar la situación. el líder del equipo Sky subió al autobús del Astana para aclarar lo sucedido con el italiano. Tras ver el vídeo, Nibali se disculpó con el británico. El campeón italiano ha declarado no tener nada grave, sólo golpes en brazo y pierna. Por su parte, Nairo Quintana necesitó varios puntos de sutura en su brazo derecho, tras hacerse una herida algo más profunda.

Tony Martin (Etixx Quick-Step) es ayudado por sus compañeros

No hay un sólo día de tranquilidad en el Tour de Francia. Mañana, etapa completamente llana con previsible final al esprint (una de las últimas oportunidades para los hombres más rápidos en este Tour) de distancia similar a la de hoy (190, 5 kilómetros) entre las localidades de Livarot y Fougeres.