rfec carrera de la paz
Foto: Facebook oficial de la prueba

El corredor español fue capaz de estar con los mejores hasta los últimos dos kilómetros de una dura carrera marcada por el frío y la lluvia.

Unai Cuadrado se ha mostrado en la etapa reina de la Carrera de la Paz como el ciclista más fuerte del combinado nacional y uno de los mejores de la carrera tras finalizar octavo, pero manteniéndose en el grupo de los elegidos hasta casi el final, donde perdió fuelle frente al empuje de los franceses y belgas.

La segunda etapa entre Krnov y Dlouhé Stráne de 148 kilómetros estaba llamada a marcar las primeras diferencias importantes en la general, y así ha resultado, sobre todo, tras la selección producida en la subida final a Dlouhé stráně, un cima por encima de los 1.300 metros y que ha coronado al belga Ilan Van Wilder como ganador de etapa.

Antes, la carrera se mantuvo siempre viva debido a los ataques de algunas de las selecciones que buscaban protagonismo. La fuga más longeva de la jornada la protagonizaron el holandés Daan Hoole y el checo Vojtěch Řepa, cazados  antes de afrontar las subidas importantes. Se produjo algún ataque más, pero sin éxito, precediendo a la primera subida a Dlouhé stráně donde, ya sin lluvia tras una jornada pasada por agua en su comienzo, el conjunto noruego tomaría las riendas de la carrera.

No obstante, el zafarrancho no se desataría hasta la subida final, en la que el equipo francés fue el primero en atacar mediante Prodhomme y Champoussin, a los que acompañarían los belgas Ilan Van Wilder y Mauri Vansevenant, el noruego Andreas Leknessund y el holandés Lars van den Berg, además del español Unai Cuadrado.

Las rampas finales y el exigente ritmo impuesto por franceses y belgas provocarían que Cuadrado se quedara apenas a dos kilómetros para el final, dejándose 15 segundos en meta, jugándose la carrera finalmente Van Wilder y Champoussin, con victoria al sprint para el primero. Gran carrera también de Asier Etxeberria, 15º; Jon Agirre, 21º. El suizo Bissegger sigue como líder de la general.

“Hemos estado bien, ha sido un día duro por la etapa y por el tiempo, con lluvia y frío. Unai ha estado con los mejores, pero a falta de dos kilómetros no ha podido seguirles, aunque no ha perdido demasiado tiempo. Mañana seguiremos trabajando para tratar de estar con los mejores y sumar puntos para el Tour del Porvenir”, declaraba tras la cita el seleccionador nacional Ramón González Arrieta.

Mañana, última etapa, la más larga de la carrera con 171 kilómetros y final en el Hotel Priessnitz, donde los ciclistas habrán de afrontar un exigente final después de una jornada muy quebrada, en un continuo sube y baja.

Prensa RFEC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.