Bidasoa Itzulia Alejandro Ropero Kometa
Foto: Mertxe Labrador.

Alejandro Ropero defendió su liderato en la Vuelta al Bidasoa después de finalizar segundo en la segunda etapa, con final en Hondarribia tras 128,8 kilómetros que presentaban como gran dificultad, y punto caliente de la jornada, el ascenso a un Monte Jaizkibel que se coronaba a menos de once kilómetros para el final. Un obstáculo complejo: desde Pasai Donibane son poco más de ocho kilómetros de subida a una media del 5,3%; un promedio engañoso, porque la dureza se concentra en los primeros tres, con varios tramos al 10 e incluso el 11%.

El Kometa Cycling Team apoyó a la perfección durante la subida a su hombre fuerte, un Ropero que recibió ataques y ofreció rápidas respuestas. Atento, el ciclista de Otura coronó con otros tres corredores. En los primeros compases de la bajada se conformó un grupo de veinticinco unidades donde la formación madrileña contaba con otros tres corredores (Alessandro Fancellu, Álex Martín y Carlos García).  Fue la bajada la que acabó acarreando más problemas. El grupo cabecero crecería hasta la treintena de integrantes, pero en su vanguardia se destacaban el británico Alexander Braybrooke (AVC Aix-en-Provence) y José Félix Parra (Lizarte). Ropero y otros cuatro corredores lograban llegar a su altura prácticamente dentro de los dos últimos kilómetros.

Finalmente en las calles de Hondarribia, sprint reducido de siete ciclistas, donde acabaría levantando los brazos el francés Jonathan Couanon (AVC-Aix-en-Provence), con el andaluz en segunda posición. En la general Ropero consolida levemente su amarillo ante la pequeña concesión de tiempo del japonés Masahiro Ishigami y del italiano Alessandro Fancellu. De los tres corredores que se encontraban a seis segundos del corredor del Kometa en la general ya solo aguanta a esa distancia el eritreo Binain Hailu (CC Mondiale). El ganador de este jueves, Couanon, y Parra, saltan hasta la tercera y cuarta posición de una general provisional donde la formación madrileña mantiene a tres ciclistas (Ropero; Fancellu, 6º; Martín, 7º), además del liderato en la general por escuadras y el de la regularidad.

Pero en esta Bidasoa Itzulia cada día supone una nueva aventura. Emociones fuertes. Y las máximas atenciones. En la fuga, numerosa, diez unidades que protagonizaron muchos kilómetros de esta segunda fracción, se metió el británico Simon Carr (AVC-Aix-en-Provence). El colombiano Jhon Stiven Ramírez se encargó de darle representación al Kometa en ese movimiento, de marcar a Carr y, llegado el momento, ofrecía también alternativas tácticas si era necesario. La fuga llegaría a rodar con tres minutos, pero el trabajo del Kometa, el Rias Baixas y el Laboral Kutxa permitió echarla abajo en las cercanías del Jaizkibel.

Este viernes se estrena en la ronda vasca el final inédito de Urdax-Urdazubi, que llega tras 134,8 km jalonados con varias subidas. Otro día de máxima tensión.

Prensa Fundación Contador Team

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.