Vuelta Navarra etapa 2

Diecisiete corredores se jugaron el triunfo en la meta de Sangüesa, donde el belga Maxim van Gils (Lotto-Soudal) se anotó el parcial y ascendió al liderato de la ronda navarra; un grupito en el que se encontraban Alessandro Fancellu y Álex Martín. Tanto el italiano como el catalán del Kometa Cycling Team mostraron muy buenas piernas en la subida definitiva al Monasterio de Leire. La ascensión esultó muy selectiva dada su cercanía, menos de una veintena de kilómetros, todos ellos favorables, a la línea de llegada. “La etapa ha sido durísima en lo climatológico, fue el primer día de calor, y por el recorrido, con seis puertos y uno de ellos de rampones”, sintetiza el director Rafa Díaz Justo.

Los primeros compases de etapa fueron muy intensos, con diversas tentativas de fuga. Incluso en algunos momentos el pelotón principal se fraccionó en varios grupos más pequeños, pero tres ciclistas acabaron destacándose en cabeza de carrera. Su fuga concluiría definitivamente antes del último ascenso a Leyre, tres kilómetros de gran exigencia. Allí tanto Álex Martín como Alessandro Fancellu, de menos a más, acabaron consolidándose en la vanguardia de la carrera. De cara a meta, Lizarte y Lotto se emplearon a fondo para cazar a Jefferson Cepeda (Caja Rural), que rodaba en solitario y no daba síntomas de fatiga.

“El accidente del otro día se quedó solo en un susto, un gran susto eso sí, pero al final nada serio. Solo me dejó alguna pequeña molestia en las rodillas y en el cuello un par de días. Me encuentro bien y motivado”, aporta el bronce en los pasados Mundiales de Ciclismo de la categoría júnior, quinto en la general a seis segundos. Decimosexto concluyó en Sangüesa Álex Martín. “La subida era muy dura, sobre todo en su parte inicial. Y muy estrecha. Era fundamental entrar bien colocado. El inicio era muy violento”, explica el de Vilassar de Mar. La jornada no fue la mejor para el riojano Arturo Grávalos, enfermo. Joan Martí Bennassar y Alessio Acco se encargaron de rodar junto a él y apoyarle.

Este viernes la ronda navarra afronta una complicadísima jornada de media montaña entre Pamplona y Tafalla, sobre casi 140 kilómetros. Los primeros 100 serán de gran dificultad por el encadenado de las subidas a Etxauri (km 31,1), Guenbe (km 50), Goñi (km 59,8), Ulzurrun (km 77,3) y Guirguillano (km 103,3).

Prensa Fundación Contador

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.