Küng es el más fuerte de la fuga en Bulle

0
Küng imponiéndose a un Grivko que ni siquiera pudo enseñarle la rueda.

Llegó la fuga en el Tour de Romandía. En parte porque en el pelotón faltaron ganas, en parte porque faltaron fuerzas. En un día de perros, con lluvia e incluso aguanieve durante el transcurso de la etapa, el pelotón no supo calcular bien la distancia y los fugados acabaron disputándose el triunfo entre ellos.

La fuga estuvo compuesta por Stefan Küng (BMC, a la postre ganador), Andrei Grivko (Astaná), el veterano Frederik Veuchelen (Wanty, 38 años) y Sander Armée (Lotto – Soudal). El belga de Lotto pasó el primero por todos los pasos de montaña por segunda etapa consecutiva, y de este modo se aseguró el liderato en dicha clasificación. Ese logro, sumado a que era el más peligroso en la general (a solo 29” del líder Felline), pudieron suponer que se descolgara cuando la fuga no estaba, ni mucho menos, sentenciada. De este modo, Armée ya tenía su “premio” y permitía a sus compañeros de fuga luchar en una hipótetica batalla contra el pelotón.

Con solo 3 en cabeza y el hombre más cercano en la general camino de ser cazado, los ciclistas del pelotón se relajaron. Durante los últimos kilómetros se iba intuyendo lo que terminó pasando: la fuga iba a llegar salvo aumento de ritmo milagroso en el pelotón, y así sucedió. A falta de 4km de meta atacó Grivko, movimiento que no pudo seguir Veuchelen.

Küng y Grivko llegaron a la línea de meta de Bulle, con margen suficiente respecto al pelotón para jugarse la victoria entre ellos. El suizo de BMC, yendo en cabeza, lanzó el esprint a falta de aproximadamente 150 metros. Lo hizo mal, porque en condiciones normales es muy fácil seguir la rueda y rebasar ese tipo de movimientos en los últimos metros. Sin embargo, Grivko llegó al final tan fundido que fue incapaz siquiera de asomarse a la bici del Küng. De esta forma, el fantástico rodador suizo consiguió su 3ª victoria como profesional (2ª en el Tour de Romandía, tras la lograda en 2015).

En el esprint del grupo, que llegó 20” segundos después de los escapados, el más rápido fue Sonny Colbrelli. Cabe destacar que, debido a las adversas condiciones meteorológicas, la distancia de la etapa se redujo en 20km ya que la organización decidió eliminar un primer descenso peligroso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here