21 años. Brilló ya en la Challenge,  se mostró en Peñas Blancas y se confirmó en Catalunya. Con 1,89 m de estatura y apenas 63 kg, Hugh Carthy impresiona. Alto y espigado posee una fisonomía envidiable. Con un sonrisa siempre la cara y con una ilusión que demuestra hasta casi sin querer, Carthy sueña con participar en la próxima Vuelta a España y confía en seguir aprendiendo. Tras su 8º puesto en el GP Induráin y semanas después de su maillot blanco en Catalunya charlamos con la última perla del ciclismo británico.

EL PELOTÓN: Bueno Hugh lo primero felicitarte por tu gran inicio de temporada y como no, también por esa increíble actuación en la Volta Catalunya. Noveno en la General y mejor joven. ¿Todo un éxito para ti y para el equipo imagino?

HUGH CARTHY ¡Muchas gracias! Es un éxito tanto para mí, personalmente, como para todo el equipo. Desde los corredores hasta los mecánicos trabajamos cada día para lograr triunfos así y cuando llegan es justo decir que es un éxito de todos.

Lograr entrar en el top-10 y ese maillot blanco está claro que es un resultado increíble, pero es increíble para todos.

EP: A la altura de Froome en la general y por delante de vueltómanos como Rigoberto Urán o Purito Rodríguez. ¿Cuáles son los límites para alguien que con tan solo 21 años supera a corredores que han sido pódium en las 3 grandes vueltas?

HC: No sé mis límites, pero tampoco quiero ponérmelos. Todavía soy un niño al lado de grandes como Froome o Purito (risas) y tengo que aprender muchísimo todavía. Con los años aprendes más sobre tu cuerpo, sobre donde gastar y donde no. Como bien dices, tengo 21 años y hay muchas cosas que tengo que aprender. Soy joven y tengo tiempo para mejorar, para ser más regular y para sacar el máximo partido a estas piernas (risas). Por el momento hay que seguir trabajando y aprendiendo. Eso es fundamental. En la vida nunca se deja de aprender.

Hugh Carthy durante la ascensión final a Port Ainé en la pasada Volta Catalunya

EP: Inglés, alto, delgado y con una gran capacidad para escalar. Algunos dirán que te pareces a Froome. Incluso a la hora de pedalear, tu postura y la suya son semejantes. ¿Te comparan mucho con él? ¿Te comparas tú con él? ¿O es otro ciclista tu referencia?

HC: Froome es un gran corredor y además una gran persona fue de la bici. Uno de esos con los que puedes charlar en el pelotón, pero por el momento solamente me fijo en mí. Hugh Carthy tiene que ser como Hugh Carthy. Siempre está bien ver las cosas buenas del resto e intentar aprenderlas pero compararse con gente que ha ganado tanto como ha ganado Froome sería un error. Todos somos diferentes.

EP: Repasemos ahora un poco tu carrera. Año 2013 pasas a profesionales con el Rapha Condor, pero es en 2014, con ese mismo equipo cuando das un salto de calidad. Logras una etapa en el Tour de Korea y por 19 segundos te haces también con la general. Superas a corredores de renombre dentro del pelotón como Sbaragli, vencedor de una etapa de la Vuelta en 2015 o Tsgabu Grmay, quien actualmente milita en el Lampre-Mérida. ¿Cómo recuerdas aquella carrera?

HC: Fue una carrera muy bonita. Uno de esos recuerdos que siempre guardaré con cariño. Estaba en un punto de forma muy bueno y sabía que podía hacerlo bien. Los dos primeros días fueron un poco de transición, pero ya el tercero se marcaron diferencias. Había un puerto a mitad de recorrido y la carrera se rompió. Nos marchamos quince o veinte corredores por delante, los más fuertes. Intenté guardar fuerzas para pelear por la etapa pero no hubo forma. Juanjo Oroz fue muy rápido e incluso nos sacó unos segundos.

Carthy entra victorioso en la penúltima etapa del Tour de Korea 14

Me puse tercero en la general, a ocho segundos de Oroz, y a partir de ahí cambió mi forma de correr. Sabía que para arriba iba muy bien y tenía que buscar un terreno duro para soltar al líder. En la sexta etapa lo probé pero Juanjo aguantó bien la rueda. Solo me quedaba la séptima etapa, que acababa en alto, pues la octava y última era completamente llana.

En la ascensión final se endureció mucho el ritmo y la gente empezó a quedarse. Era el momento. Si quería soltar al líder tenía que ser ahí. Arranqué y bueno…por fortuna lo conseguí (risas). Fue una de esas victorias que nunca se olvidan.

EP: Con un palmarés envidiable para solo tener 19 años, Caja Rural se fija en ti. Llegas a España cuando aún no habías cumplido 20 años y debutas ya en la Challenge. Compites despues en Andalucía y tras correr algunas carreras en Francia, participas en el GP Induráin y en País Vasco. ¿Notaste un gran cambio al pasar de correr carreras de “segundo nivel” para competir en carreras World Tour como la Vuelta al País Vasco?

HC: Mucho además. Es un cambio bastante drástico. En las carreras World Tour están los mejores ciclistas del mundo y los mejores equipos. Hay más presión. Si quieres colocarte bien o entrar en una escapada tienes que pelearlo desde el primer metro. Si te descuidas un segundo adiós. En el resto de carreras no suele pasar esto.

EP: Así, y tras demostrar estar a buen nivel en Asturias, competías en la Vuelta a Madrid con el objetivo de lograr un gran resultado para el equipo pero una caída en el descenso de Morcuera te hizo abandonar. Caíste junto a Txoperena y Gadret pero por desgracia tu te llevaste la peor parte y tuviste que ser trasladado al hospital ¿Qué recuerdas de la caída?

HC: Fue una caída como otra cualquiera. Perdí  el control en una curva y choqué contra un muro de cemento al lado de la carretera. Pronto ví que la cosa era seria. Al final…lesión de rodilla y tres semanas parado. Una pena porque estaba en muy buena forma. Pero así es este deporte.

EP: Tras sufrir una intoxicación alimenticia en Portugal, tu gran pico de forma llegaría en USA Pro Challenge y en Languedoc-Roussillon. En la cita norteamericana finalizaste 9º en la general y 2º en la clasificación de los jóvenes. Según cuentan, por limitaciones de material, tuviste que afrontar la crono decisiva con una bici normal de carretera. ¿Te impidió eso mejorar aún más tus resultados?

HC: Para el equipo fue una carrera muy difícil logísticamente hablando. Para una escuadra como nosotros llevar hasta el otro lado del mundo todo el material era casi imposible. Fuimos con lo que pudimos y no salió nada mal. Somos un equipo humilde y estas cosas pasan, pero aún con eso los resultados fueron muy buenos.

Carthy durante la disputa de la contrarreloj final del USA Pro Challenge

EP: En Languedoc-Roussillon sí que no se te escapa el título de mejor joven y acabas la prueba en un meritorio 9º lugar, superando a todo un vencedor en L´Angliru, el que dicen es el puerto más duro del mundo, Kenny Elissonde. Allí, por primera vez, te mediste con hombres del nivel de Thibaut Pinot o de Thomas Voeckler. ¿Cuándo estará Hugh Carthy listo para poder vencer a corredores de este nivel?

HC: Hay que tener paciencia y ser constante. Entrenar día a día y marcarse metas a corto plazo. En Catalunya ya dí un salto de calidad, y ahora hay que ir trabajando poco a poco para seguir esa línea. Es la única forma de vencer a corredores que, por el momento, están un puntito por encima de mi.

EP: Tras participar en algunas pruebas en Italia a final de temporada y un importante periodo de descanso, has llevado a cabo una pretemporada de entrenamientos muy medidos y muy preparados con el objetivo de realizar una gran primera parte del año. En Mallorca ya lograste grandísimos resultados y en Andalucía estuviste cerca de los mejores en la ascensión a Peñas Blancas pero fue en Catalunya donde vimos tu mejor versión hasta el momento. ¿Qué carreras le esperan a partir de ahora a Hugh Carthy?

HC: La montaña me gusta. Cuando la carretera mira para arriba es cuando doy mi mejor versión. El objetivo y mi mayor motivación es la Vuelta. Nunca he corrido una carrera de más de 10 días y no se como responderé ante un esfuerzo tan largo si finalmente voy. El año pasado no estaba preparado pero creo que este año sí. Si estoy bien de forma y estoy fresco, me gustaría estar. Ojalá pueda estar allí y hacerlo bien. Pero aún queda mucho.

EP: Bueno Hugh, desde el Peloton solamente ya darte las gracias por la entrevista y desearte mucha suerte para que, con esfuerzo y sacrificio, logres todo lo que te propongas. Un abrazo campeón.

HC: Gracias a vosotros. Un abrazo y un saludo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.