Dumoulin se lleva la etapa con autoridad pero no sentencia la Vuelta tal y como se esperaba. Aru, bravísimo en el día de hoy, sólo cede tres segundos en la general y Joaquim ha perdido bastante tiempo pero aún porque no, puede ganar la Vuelta.

Señores, esto no es el Tour, así que no hay un Martin y un Cancellara que lleguen durante la etapa para saber quién es el vencedor. Hoy para encender el televisor podías aguardar hasta la última hora de carrera que es cuándo salía el futuro vencedor de etapa y los que provarían de no distanciarse mucho de él en la general. Dumoulin salía a por todas, durante la contrarreloj imposible no pensar en Indurain y su espada, un tío tan voluminoso y con tanta planta iba a vestirse de líder en la tercera semana de una grande.

Al tercio de la etapa el holandés pegaba un primer puñetazo encima de la mesa, doblaba a Mikel Nieve y en el primer punto intermedio y aventajaba a sus rivales en 44 segundos Aru, un minuto a Majka y un minuto y poco a Joaquim. Las sensaciones que daba el holandés eran mejores que las de sus rivales así que la brecha iba abriendóse poco a poco hasta el segundo punto intermedio. El polaco y el catalán ya cedían más de dos minutos pero el italiano aún era líder virtual de la carrera. Poniendo los ojos en la victoria final el primero en llegar sería Dumoulin, tal y como se esperava reventaba el tiempo que tenía establecido Bodnar des de hacía un buen rato y la victoria de etapa ya no se la quitava nadie. Lo que no esperavamos es que fuera a sufrir tanto para alcanzar el rojo, Aru se salía y apretando en las cuestas finales y en el último quilómetro conseguía ceder solo tres segundos respecto al nuevo líder de la carrera. Luego llegaría Purito, que espantando a la mitad de los fantasmas de Peñafiel conseguía hacer una buena crono y mantenerse por qué no en la pelea por el rojo, en línia de meta auguraba batalla.

Fuera de la victoria final había un podio al que gente confiaba en poder aspirar después de la contrarreloj. Rafal Majka rindió por debajo lo esperado y perdía opciones de un podio que parece que al final Joaquim si debería salvar. Pero la grata sorpresa de la jornada sería el rendimiento de los Movistar. Un espectacular Valverde finalizaba tercero y su compañero de Movistar Quintana quinto, El podio está lejos pero tienen nivel y equipo como para hacer un Fuente Dé 2.0 . Unzué ayer decía que la penúltima etapa era la de las escabechinas, quizás lo prueven con alguna estrategia de equipo, aunque lo dudo viniendo de un cobarde como el. Mañana una etapa de más de 200 quilómetros, un puerto de primera cerca de meta y Joaquim y Aru no pueden dejar escapar ni un día de los tres que les quedan para vencer la carrera.

 

Por cierto, si Landa llega a parar en Andorra, hoy Aru sería virtual ganador de la carrera.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.