Vincenzo Nibali, gran vencedor de la etapa de hoy (Foto: Tim de Waele)

Vincenzo Nibali se ha adjudicado de manera brillante la 19º etapa de este Tour de Francia 2015. Una etapa de 138 kilómetros entre Saint Jean de Maurienne y La Toussuire, de gran exigencia por la presencia de esos cuatro puertos, el primero nada más comenzar, el Col Du Chaussy de primera categoría, para dar paso al plato fuerte, la Croix de Fer de categoría especial. Posteriormente se subiría la Col du Mollard, de segunda categoría para finalizar con la ascensión a la Toussuire, de primera categoría.

Con este perfil de etapa quedaba claro que hoy no era un día para relajarse. Muchos corredores luchaban por diferentes intereses y esto se vio desde el primer kilómetro. La carrera se ponía tensa con el ataque de un grupo de diez ciclistas entre los que destacaba Joaquim Rodríguez (Katusha) en su lucha por seguir acumulando puntos para mantener el maillot de la montaña. Este pequeño grupo contaba con medio minuto de ventaja respecto al pelotón principal.

Es en este momento, a 125 km de meta cuando apareció la lluvia y con ella, hizo aparición Alberto Contador (Tinkoff-Saxo) que quiso mover la carrera desde el principio y fue rápidamente seguido por Valverde (Movistar), a los que se les sumó Nibali (Astana) alcanzando al grupo de los fugados y distanciando al pelotón entre los que se encontraban Quintana(Movistar) y Froome(Sky). Rápidamente este ataque fue sofocado por el conjunto Sky justo antes de coronar la Col de Chaussy. Duro castigo que sufrió en sus propias carnes sobre todo Geraint Thomas, que perdió un tiempo muy valioso en la línea de meta y unas cuantas plazas en la clasificación general.

Después de un vertiginoso descenso se marchaban en cabeza de carrera Joaquim Rodriguez (KAT), Romain Bardet (ALM), Pierre Rolland (EUC), Jarlison Pantano (IAM), Rigoberto Urán (EQS), abriendo una brecha con respecto al grupo de los favoritos de dos minutos a 90 km para línea de meta. La carrera transitaba en estos momentos por un territorio de “falso llano” antes de comenzar la ascensión a la Croix de Fer, un puerto de categoría especial. Una subida que aprovechó Pierre Rolland para atacar y marcharse en solitario abriendo hueco de un minuto con respecto a sus compañeros de fuga a un gran ritmo.

Por detrás en el grupo de los “gallos” Astana endurecía la carrera, y como no podía ser de otra manera, el líder de los Astana, Nibali, (de los favoritos, el mas distanciado en la general) arrancó de manera fulgurante y tras un enganchón de Froome, Nibali se marchaba en solitario.

En estos momentos la situación de carrera era con Pierre Rolland coronando en solitario, Romain Bardet en segundo lugar, Nibali en persecución a 1:21 y a 1:58 el grupo del líder.

Llegaba el terreno del italiano Nibali, el descenso, y ahí se lució, pensando ya en la ascensión al penúltimo puerto, al Col du Mollard, que comenzaba con una desventaja para él de 45 segundos con Rolland, pero que terminaría con el italiano dando caza al francés y distanciando ya al grupo de Froome a 2 minutos, con tan solo 30 km para el final de la etapa. Ya solo quedaba el ascenso a La Toussuire, y Vincenzo Nibali, honraba con galones el dorsal con el número 1, que distingue al ganador del pasado Tour de Francia 2014, una increíble subida en la que dejo clavado a su compañero de fuga Pierre Rolland, demostrando sus dotes de escalador y que está acabando el tour con una tercera semana impresionante. Por detrás el polaco del Tinkoff-Saxo Majka ponía un ritmo constante al grupo de los favoritos pero insuficiente para recortar esos dos minutos de ventaja que tenía Nibali a menos de 10 km para el final, por lo que el ganador de etapa ya estaba decantado a favor de Nibali.

Y como no podía ser de otra manera, de idéntica manera que en las anteriores ascensiones a La Toussuire, era un día de sufrimiento para el maillot amarillo, porque veía como a 5 km arrancaba su inmediato perseguidor en la general, el colombiano Nairo Quintana, Froome trató de reaccionar, y con el Valverde y Contador, pero esta vez, y por primera vez en las tres semanas del tour 2015, alguien conseguía poner en aprietos y distanciar al británico Froome, y ese fue Nairo Quintana, que le arrancaría 30 segundos en la línea de meta. Por detrás el grupo de Contador y Valverde, entraba a 2 minutos y 25 segundos de Nibali. La guerra está más abierta que nunca.

Los ganadores de hoy, Nibali y Quintana. Ambos lanzan un aviso, demostrando que aún tienen que decir su última palabra. Froome tendrá que seguir con paso firme como hasta ahora para dejar sentenciado mañana este tour de Francia 2015. Valverde tiene en la mano su ansiado podio en la ronda gala. La batalla final se acerca, y será en el mejor de los escenarios posibles, la mítica subida a Alpe D’Huez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.