Pauline Ferrand-Prevot. Reims. 22 años. Campeona francesa de ciclocrós, BTT, línea y contrarreloj; campeona de Europa de BTT; vencedora de la Bira, segunda en el Giro y ganadora de la Flèche Wallonne… y ahora campeona del mundo de fondo en carretera. Completando la mejor temporada de su vida, la francesa logró en Ponferrada su primer título mundial élite… pero el segundo de su carrera tras haber logrado el arcoíris siendo juvenil.

La carrera ponferradina comenzó sorpresivamente relajada, aunque a un alto ritmo que no permitió escapadas hasta superada la línea de meta por primera vez, momento en el que se cayó Lucy Garner (Reino Unido) y en el que Sheyla Gutiérrez (España) ya sufría a cola de pelotón, atacada por el asma. La israelí Shani Bloch fue la primera corredora en jugar al ataque, aunque poco le duró ese movimiento por la velocidad del gran grupo, en el que Ane Santesteban y Anna Sanchis (España) ganaban posiciones, llegando a pasar la valenciana primera por Mirador.

Y en esa misma segunda vuelta, caída. Una gran montonera en el pelotón provocaba numerosos abandonos y que corredoras como Marianne Vos (Países Bajos) y Giorgia Bronzini (Italia) se quedaran descolgadas. Finalmente todos los grandes nombres se reintegraron en el pelotón de favoritas, incluida una Alison Powers que había dejado su culot hecho un trapo tras caer. La única que perdió contacto definitivamente y que acabó abandonando fue la bielorrusa Alena Amialiusik, con un gran golpe en el costado izquierdo del cuerpo.

Špela Kern (Eslovenia) fue la siguiente ciclista en moverse, logrando estar durante más de vuelta en cabeza, en solitario, aunque con una renta de unos 25 segundos que no auguraba un buen futuro para esa fuga en solitario. Continuó el nerviosismo en el pelotón en esos kilómetros, cosa que pasó factura a Elena Cecchini (Italia), una de las bazas al esprín, que se fue al suelo en un bandazo y a punto estuvo de tirar a Ane Santesteban, que libraba por segunda vez una caída en la carrera.

A dos vueltas del final comenzaron las hostilidades, con un poderosísimo ataque de Alison Powers (Estados Unidos), a la que parecía no haberle afectado su caída inicial. En el descenso de Confederación fue Rachel Neylan (Australia) la que se lanzó al ataque, aunque sin demasiado éxito, provocando eso sí un corte bonito: la aussie, junto a Rossella Ratto (Italia), Chantal Blaak (Países Bajos), Claudia Lichtenberg (Alemania) y Kasia Niewiadoma (Polonia) abrió hueco, aunque el empuje del pelotón terminó por neutralizarlas a 14 de meta.

El apretadísimo esprín entre Ferrand-Prevot, Brennauer y Johansson | © Pro Cycling WorldTour
El apretadísimo esprín entre Ferrand-Prevot, Brennauer y Johansson | © Pro Cycling WorldTour

Trixi Worrack (Alemania) jugó también al ataque, lanzando su bici tanto en subida como en bajada en repetidas ocasiones, pero su esfuerzo no llegó a buen puerto. En el último ascenso a Mirador, Emma Johansson (Suecia) tomó las riendas con Marianne Vos (Países Bajos) y Lizzie Armitstead (Reino Unido) a rueda, lo que provocó un corte con ellas tres y Elisa Longo Borghini (Italia) a punto de encarar el descenso. Todo apuntaba a que Vos atacaría en esa bajada, donde mejor se le da, pero sorprendentemente fue Johansson la que lo probó, logrando abrir un pequeño hueco que en ningún momento asustó a las otras tres. En recta de meta fueron cazadas por un gran grupo y sorprendiendo, sin aparecer en ninguna quiniela para un esprín de similares características, Pauline Ferrand-Prevot (Francia) se llevó la victoria superando a Lisa Brennauer (Alemania), a quien le habrían venido bien 100 metros más, y a una Emma Johansson que acumula una medalla más, pero sin arcoíris.

Foto © Pro Cycling WorldTour

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.