El día de ayer fue un día muy triste para el ciclismo. A pesar de que resonó con más fuerza la victoria de Bouhanni en La Vuelta y el triunfo de Kristoff en la Vattenfall Cyclassics, al otro lado del atlántico, Jens Voigt corría su última etapa como ciclista profesional en la USA Pro Challenge. El ciclista alemán de 42 años anunciaba su retirada del ciclismo tras 17 temporadas en la élite. Su carrera profesional ha estado marcada por su valentía, su ilusión y cono no, por sus muchas victorias. Destacan victorias en el Tour, en el Giro, etapas en varias carreras por etapas World Tour…etc.

El alemán, que ha llegado a ser maillot amarillo en el Tour de Francia, ha dejado momentos para el recuerdo. Por ejemplo, el no disputar la victoria de etapa a Juanma Gárate en el Giro de Italia 2006 tras estar todo un día en fuga en una etapa de alta montaña a rueda del español, sin dar relevos por falta de fuerzas. No podía disputar aquella etapa, no podía hacerle un feo a Gárate y, sobre todo, no podía manchar la imagen del ciclismo, una de las cosas que el más ama en el mundo. Otro momento para el recuerdo fue su espeluznante caída en el el Tour de Francia 2009. En un descenso, Voigt pasó por una piedra y salió, literalmente, volando. Nos dejó a todos con el corazón en un puño ver como lo trasladaban en helicóptero a un hospital, ver como apenas se podía mover… pero el no perdió la ilusión y siguió compitiendo, algo de lo que muchos lo veían incapaz, teniendo en cuenta lo que suponía una caída de esa magnitud a los 37 años de edad.

Porque la ilusión con la que comenzó a competir en el año 1997 se mantuvo hasta ayer, cuando en su último día como profesional se metió en la fuga de la jornada intentando lo que sería su última victoria. No lo consiguió, pero nos maravillo a todos una última vez. Cabe destacar que el alemán ha vivido la época negra del ciclismo, cuando el EPO, las transfusiones de sangre…etc, estaban de moda en el pelotón. Nunca ha sido acusado de consumir sustancias prohibidas. Jamás se le ha relacionado con la práctica de dopaje. No podría hacerle eso al ciclismo.

El alemán también nos deja frases para el recuerdo como: «¡¡Es solo dolor!!» O cuando fue preguntado por un periodista hace unos años acerca de su retirada, el le contestó: «¡¡Como quieres que me retire, tengo 5 hijos!! Tengo muchas bocas que alimentar.»

Voigt nunca ha rechazado un autógrafo, una foto o una pequeña charla con un fan. Siempre ha sido agradable como el que más, lo que le ha valido el respeto y admiración de toda la comunidad ciclista. Ayer se retiró un grande del ciclismo. El pelotón ya no será lo mismo sin ti, Jens.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.