Luis León Sánchez (Caja Rural–Seguros RGA) ha vencido en la última etapa de la Vuelta a Castilla y León, con final en las calles de Bembibre tras encadenar cinco puertos, dos de primera categoría. Un ataque en el descenso –donde es un consumado especialista– del Alto del Morredero y la posterior ‘contrarreloj particular’ hasta meta han hecho del murciano el hombre más rápido del día. La general se la ha llevado el corredor del Burgos–BH David Belda, ganador ayer en las rampas del Alto de Lubián, y que de esta forma consigue el triunfo más importante de su carrera y de la historia del conjunto burgalés.

Pasaba un minuto de las 10:30 de la mañana cuando los corredores arrancaban en Lubián, con 164 kilómetros por delante y sin apenas algún tramo llano. La banda de gaitas ‘As Portelas’ amenizaba el control de firmas y daba una posible banda sonora al infierno de etapa que se avecinaba; una auténtica guerra.
Los primeros en probar fortuna eran Evgeny Shalunov (Lokosphinx), muy activo durante toda la Vuelta a Castilla y León; Raúl Alarcón (Louletano–Dunas Douradas), que lo intentó ayer en la ascensión al Alto del Padornelo y Paolo Ciavatta (Area Zero Pro Team). El pelotón, comandado por el Burgos–BH, no permitiría una fuga tan tempranera, por lo que fueron alcanzados a los pocos instantes. No sería hasta el kilómetro 30 cuando se formara la escapada del día, integrada por 31 ciclistas: Pablo Lastras y Jasha Sütterlin (Movistar Team), Francesco Lasca y Fabricio Ferrari (Caja Rural–Seguros RGA), Juanjo Oroz e Igor Merino (Burgos–BH), Jon Larrinaga y Víctor Etxeberría (Fundación Euskadi), Arkimedes Arguelyes y Krill Sveshikov (Lokosphinx), Bernardo Suaza y Diego Antonio Ochoa (4-72–Colombia), Filipe Cardoso, Gari Bravo y Diego Rubio (Efapel–Glassdrive), César Fonte (Rádio Popular), Paolo Ciavatta, Fabio Chinello, Gianluca Leonardi, Gianluca Mengardo y Simone Petilli (Area Zero Pro Team), Luca Chirico y Mattia Frapporti (MG Kvis–Wilier), Hugo Sancho, Daniel Freitas y André Mourato (LA Aluminios–Antarte), Alfredo Balloni y Filippo Baggio (Nankang–Fondriest). En el kilómetro 35, la escapada contaba ya con 2’35’’. Siendo Juanjo Oroz el mejor clasificado de los fugados, Movistar Team se colocó en cabeza de pelotón, intentando bajar dicho crono. En la ascensión al Alto del Peñón,  los escapados se fraccionaron en dos grupos, con Jasha Sütterlin (Movistar), Gianluca Leonardi y Fabio Chinello (Area Zero Pro Team), Daniel Freitas (LA Aluminios–Antarte) y Bernardo Suaza (4-72–Colombia) descolgados. En el kilómetro 70, los dos grupos eran reintegrados al pelotón gracias al trabajo de Movistar. Era entonces cuando saltaban el burgalés Carlos Barbero (Fundación Euskadi) y Paolo Ciavatta (Area Zero Pro Team). Su intentona fructificaría, por lo que Jon Larrinaga, Beñat Txoperena y Haritz Orbe (Fundación Euskadi), Raúl Alarcón (Louletano–Dunas Douradas), César Fonte y Daniel Silva (Rádio Popular), Matteo Gozzi (Nankang–Fondriest), Luis Afonso (LA Aluminios–Antarte) y Giovanni Visconti (Movistar) saldrían en su busca. En plena ascensión al segundo puerto de la jornada, Peña Aguada (2ª categoría), Barbero y Ciavatta tenían 44’’ con los nueve ciclistas intermedios y 1’39’’ con el pelotón. Cuando estaba a punto de cumplirse el kilómetro 100 de etapa, Amets Txurruka (Caja Rural–Seguros RGA) y Sérgio Sousa (Efapel–Glassdrive) probaban a contactar con los nueve del grupo intermedio desde el grupo. Visto su éxito, Jesús del Pino (Burgos–BH) y Ricardo Mestre (Efapel–Glassdrive) repetían la acción. A 57 de meta, del Pino y Mestre contactarían con los fugados, que estaban ya agrupados. Durante la ascensión al Alto de los Portillinos, de primera categoría, la diferencia con el pelotón era de 1’06’’. En el Alto del Morredero atacaría Txoperena, que se marcharía en solitario, con 45’’ sobre el pelotón, ya reagrupado con los integrantes de la fuga.

Llegaba el descenso, lugar donde solo los valientes saben jugar bien las cartas, y Luis León Sánchez es uno de los mejores del mundo. El murciano empezaba a inclinar la bici en cada curva, jugándose el tipo al más puro estilo Pantani, consiguiendo abrir un hueco con el pelotón de casi 30’’. Por delante solo quedaba Txoperena, a 35’’. Restaban solo 20 kilómetros cuando Luisle contactó con Txoperena, con 1’20’’ sobre el un grupo de 24 con todos los favoritos y del que tiraba Movistar como alma que lleva el diablo. La experiencia es un grado, y Beñat Txoperena es joven y aún carece de la suficiente. En el descenso del quinto y último puerto del día, el Alto de Onamio, de tercera categoría, el vasco se iba al suelo, caída provocada quizás por no querer despegarse ni un centímetro de Luisle, todo un experto en estas situaciones. De esta manera, Sánchez formaba la nueva cabeza de carrera a tan solo 15 de meta. Por detrás, Txoperena y un incombustible Sérgio Sousa intentaban dar caza al murciano, al que tenían a 20’’. El luso superaba a Txoperena y se lanzaba a por Luisle, que distanciaba al grupo de favoritos en 52’’. El rodador de Caja Rural–Seguros RGA, ya sin posibilidades de la lucha por la general –tomaba la salida en Lubián con 7’05’’ en la general sobre Belda–, volaba sobre el asfalto de Bembibre, dispuesto a refrendar su buen inicio de temporada con una victoria en tierras leonesas. Mientras tanto, Txoperena ponía punto y final a su aventura, ya que era alcanzado por los favoritos.

Con la victoria en las manos del de Mula, David Belda y los dos compañeros que viajaban con él en el grupo controlaban los tiempos y disfrutaban de su entrada triunfal en Bembibre, donde se coronarían como vencedores finales de la ronda castellanoleonesa.

Imagen El Pedal de Frodo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.