Este fin de semana hemos corrido el sábado en Laukiz y el domingo en Estella, con dos carreras que se han hecho duras no solo por el trazado, sino por las condiciones meteorológicas.

Está lloviendo a mares en Laukiz y va a empezar la carrera, decido salir con guantes cortos ya que parece que la temperatura va a superar los 10 grados (más adelante comprobaréis que eso ha sido un gran error). La carrera sale muy rápida y en los cinco pasos por la corta subida a Gatika, paso con el grupo delantero, pero acabamos juntándonos en la bajada. Llega la vuelta grande y comenzamos Unbe por su vertiente más dura, corono segundo pero una avería mecánica con el freno trasero hace que retroceda hasta quedarme cortado del primer grupo. Por suerte, se vuelve a juntar todo y comenzamos la última vuelta al circuito grande. Unbe se vuelve a subir rápido pero después de la bajada todavía el pelotón es de unas 40 unidades. Tengo las manos tan congeladas que no tengo fuerza en los dedos, casi ni para frenar, así que decido no esperar al sprint (ya que con las manos así poco iba a hacer) y comento con mis compañeros que lo voy a probar en el último paso por Gatika a 5 km de meta.

Arranco en la parte más dura y me voy solo, miro para atrás y abro hueco así que sigo a tope todavía faltando un kilómetro para comenzar el descenso. Empiezo la bajada, ya no veo al pelotón principal y empiezo a pensar que ha podido ser un buen ataque para ganar. Entro en el último kilómetro, una larga recta picando hacia arriba con viento de cara, y el equipo Caja Rural se ha organizado detrás dándome caza a escaso medio kilómetro de meta. Me meto a rueda del grupo de unas 25 unidades nada más ser atrapado, con tan mala suerte que un corredor cae delante mío y no puedo hacer nada para esquivar su bicicleta. Caigo al suelo y me llevo un buen golpe, mi rueda delantera está destrozada así que toca esperar al coche. Ese rato esperando al coche se hace eterno y empiezo a quedarme realmente frío. Finalmente, entro en meta con la bicicleta de repuesto, dolorido y helado. Pero todavía no había acabado la tortura, quedaba lo peor. En el camión del equipo empiezo a tener temblores incontrolables por el frío y no puedo casi ni moverme. Menos mal que tenemos unos auxiliares magníficos y me ayudan a cambiarme y a coger algo de temperatura con té caliente y toallas.

El domingo por la mañana partimos hacia Estella, una carrera ya dura de por sí por los 8 pasos de montaña y a la que se añadió el frío. Tuvimos la suerte de tener un día prácticamente seco exceptuando el paso por Lezaun en el que nos cayó una pequeña granizada.

Salimos de Estella a las 10 de la mañana, esta vez me abrigo bastante más que el día anterior y acierto de lleno jeje. Se hace una escapada temprana en la que tenemos representación de David Cotillas. El pelotón va bastante lento hasta que el equipo Lizarte coge las riendas y echa la escapada abajo. En el alto de Iguzkiza, sufren una caída dos compañeros, Jose Cobos (que cayó conmigo el día anterior en Laukiz) y el escocés Craig Wallace. Este último sufre una fisura en la cadera que hace que vaya a quedar apartado de las carreteras durante mínimo 7 semanas.

Continuemos con la carrera, empezamos los dos primeros altos exigentes de la jornada, Arradia y Guirguillano, prácticamente enlazados. En Guirguillano coronamos Marc Soler, Julen Amezketa y yo con medio minuto aproximadamente con el grupo perseguidor, pero en la bajada vemos que detrás está el Caja Rural tirando y decidimos parar, ya que no vamos a ninguna parte. Queda un tramo de unos 15 km de llano y la última parte de la carrera con los altos de Lezaun, Muru, Eraul, Muru otra vez y el final en el Puy. Antes de Lezaun empiezan los ataques en el llano y se hace una escapada en la que metemos a Yerai Ruiz. Comenzamos Lezaun y Marc Soler lo intenta pero no consigue irse hasta que al final del puerto, en un sitio donde no se lo espera nadie, se va con Arnau Sole(Caja Rural) antes de empezar la bajada.

Nos dejan la responsabilidad a nosotros y mis dos compañeros Aitor Morales y Elías Vega tiran a tope hasta el inicio de Eraul para intentar acercar el grupo a la escapada. En Eraul pasamos a escasos 20 segundos de la cabeza de carrera pero yo solo no puedo enlazar con ellos y la diferencia se vuelve a agrandar. Subo Muru a duras penas y doy el resto en la dura subida al Puy, pero ese resto no es mucho después de haber tirado antes así que consigo un 9.º puesto que no sabe mal pero que podría haber mejorado de haber estado con Marc y Arnau en el final de Lezaun.

Aun así hago un buen balance del fin de semana, no por los resultados ya que tras la caída en el último kilómetro el sábado y el pequeño despiste del domingo no han sido los mejores, pero sí por las sensaciones con las que me voy encontrando cada vez mejor. La nota negativa, la caída de Craig. Desde aquí mandarle mucho ánimo y una pronta recuperación.

Un saludo y nos vemos la próxima semana.

@ImanolEstevez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.