Marcel Kittel (Argos-Shimano) ha sido el más rápido en el final de la décima etapa de este Tour de Francia situada en Saint-Malo. Un final que se resolvió con un esprín muy accidentado debido a la caída de su compañero Tom Veelers, que como si en Pamplona se encontrase fue embestido por Cavendish (Omega) como si de un Miura se tratase.

Una etapa de 197 kilómetros que recorría la Bretaña francesa de sur a norte, partiendo de la localidad de Saint Gildas des Bois para finalizar en Saint-Malo, muy cerquita de donde mañana se disputará una de las jornadas claves de este Tour de Francia 2013 con la contrarreloj individual con final en Mont Saint Michel.

En principio etapa, aunque larga, de transición después de la primera y merecida jornada de descanso y con la mente de los favoritos puesta en el día de mañana, con la única incógnita del viento que se encontrarían al final de la etapa y sus consiguientes nerviosismos. Todo ello propicio la escapada del día desde el principio con dos españoles, Juanjo Oroz (Euskaltel-Euskadi) y Luis Ángel Mate (Cofidis), acompañados de los franceses Julien Simon (Sojasun) y Jérôme Cousin (Europcar), y el holandés Lieuwe Westra (Vacansoleil). Fuga que se entendió a la perfección pero que fue controlada en todo momento por el pelotón y que apenas contó con 5 minutos de ventaja. Westra a falta de 20 kilómetros viendo la insistencia del pelotón y tras llevarse el esprín intermedio y el punto de la única cota de la jornada de cuarta categoría se desentendió de la fuga y se dejó atrapar por el grupo, que poco después a falta de unos 7 kilómetros para el final echó mano a los otros 4 integrantes de la fuga.

Con la papeleta de la fuga resuelta, los últimos kilómetros fueron una auténtica locura con los equipos de los velocistas luchando por las mejores posiciones con los equipos de los hombres de la general. Así vimos 10 kilómetros en los que tan pronto veíamos a los hombres de Omega o de Lotto buscando la mejor posición para Cavendish o Greipel, como a los Saxo-Bank o los Belkin colocando a Contador o Mollema en posiciones delanteras para evitar posibles sustos. A los que no pudimos ver mucho fue a los hombres del líder. los «hombres de negro» del Sky dejaron bastante solo a un Froome que contó únicamente con la ayuda de Ian Stannard en los últimos kilómetros.

Al final los hombres del Lotto se impusieron y fueron los que llevaron las riendas de los últimos dos kilómetros dejando muy bien posicionado a Greipel que parecía que iba a ser el vencedor final, pero no contaba con la fuerza del cavendish veelersotro alemán de Argos, Kittel, que le rebasó en los últimos 50 metros para llevarse la victoria de etapa. Mientras tanto Cavendish, que entraba en tercera posición, en una maniobra que dejaba muchas dudas se llevaba puesto a Veelers (Argos), propiciando una caída realmente espectacular y que pudo tener muchas peores consecuencias tanto para el propio Veelers como para el resto de corredores. El propio «Cav», ya ha mostrado sus deseos de mejora hacia el hombre de Argos y su visión de la acción vía Twitter. Aún así, las imágenes están ahí, por lo que juzguen ustedes mismos.

En cuanto a la general no hay ningún cambio, es decir que Froome será el último en partir en la crono de mañana. Una crono de 33 kilómetros totalmente llana y donde el viento será el factor más a tener en cuenta y en la que el propio Froome parte como el claro favorito de todos los hombres fuertes en liza para hacerse con la victoria final en París.

Clasificaciones

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.