Diario de la Vuelta a Bidasoa, por Beñat Txoperena. Día 3.

0

Al igual que ayer, sin la necesidad de despertador me he levantado sobre las 8 de la mañana. Ligero desayuno, café con algo de leche y unos pocos cereales, ya que comemos a las 11 de la mañana.

Después de comer, nos hemos dirigido a Hondarribi, algunos en coche y otros en bici. Tras escoger el avituallamiento y la ropa que me iba a poner, al poco tiempo ya estaba en la linea de salida.

Sobre el papel, en esta tercera etapa Jaizkibel era el juez, como finalmente ha sido. Después de ir guardando en el “paquete” durante gran parte de la carrera, ya volviendo de Ziga, a la altura de Endarlatza me he situado en la parte delantera del grupo perfectamente acompañado de mis compañeros. Se masca la tensión, todos queremos estar adelante pero no hay sitio para todos.

Yo me situo pegado a la rueda de Unai (Intziarte), que está pendiente de mi en todo momento. Coronamos Gantxurizketa en cabeza y nos lanzamos hacia las calles de Lezo, a pie de Jaizkibel. Todos y cada uno de los compañeros han hecho un trabajo espectacular para mantenernos a Ibai Daboz y a mi en cabeza, y hemos entrado los primeros en la curva del inicio del puerto.

Caja rural ha impuesto un ritmo duro de inicio, y he tratado de ir dosificando y con cabeza. Ha habido ataques y pequeños cortes, pero yo me he mantenido en el grupo cabecero a rueda. Finalmente hemos coronado un grupo con un par de corredores con escaso margen.

Tanto Ibai como yo sabíamos que nos teníamos que lanzar bajando, y así ha sido. Yo he arrancado en el repecho de Guadalupe en la bajada, pero me han perseguido. Ibai lo ha hecho un poco más arriba, y por suerte no le han alcanzado y ha habido un momento de incertidumbre, por lo que ha cogido unos pocos segundos para llegar a meta.

Nos ha costado un poco conseguir la primera victoria de la temporada, pero ha llegado en un escenario inmejorable y estamos muy contentos, porque ha sido un tremendo trabajo de equipo.

Ya he cogido el masaje, ahora toca estirar un poco pensando en mañana, que daremos guerra otra vez y porque no, intentaremos ganar de nuevo. Eso sí, hoy tocará champán en la cena, que no todos los días se puede ganar etapa en la vuelta a Bidasoa…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here