Voy a contaros mi día a día en la vuelta a Bidasoa.
Me he desplazado para las 11 de la mañana al hotel situado en Gurutze para juntarme con mis compañeros, para almorzar pronto porque corríamos a las 14:30h.
Sobre el papel, la etapa menos dura. 118km por la zona costera, y previsiblemente llegada masiva, si Gurutze nos lo permite.
Aunque no daban mucha agua, ha llovido intensamente durante gran parte de la carrera, aumentando el desgaste y la tensión por la colocación. Ha habido diversos cortes, pero ninguno de ellos ha conseguido una renta suficiente.
Personalmente he estado bastante activo, trabajando estando en los cortes para luego no tener que trabajar.
Ya de cara a la última subida de Gurutze, he podido mantener una buena posición en Oiartzun. Iba en la parte delantera del grupo cuando mi compañero Ibai Davoz ha arrancado, cuando faltaban 700m para coronar. A partir de ahí a guardar los muebles, coronando bastante adelante. En una rotonda ha habido una caída y me he quedado un poco cortado, llegando en el pelotón.
Esto ha sido todo por hoy, no ha dado para más. Masaje, comer, alimentación, unos estiramientos… y mañana será otro día. Correré por mis tierras, por lo que tocará dejarse ver.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.