SIETE IDEAL SUB-23 2021 | David Martín (Eolo-Kometa)

David Martín EOLO Kometa Siete Ideal sub-23

Un año más, con la llegada del ocaso de la temporada amateur, desde ElPelotón, y con el patrocinio de Ikolan Sport, volvemos a sacar a la palestra nuestro «siete ideal sub-23», en una campaña 2021 muy especial por haber sido la del regreso a la competición tras un 2020 realmente duro para nuestros ciclistas, directores, organizadores, prensa y todas las personas que hacen posible que en todos los rincones de nuestro país durante más de 7 meses haya ciclismo semana tras semana.

Hasta el momento con nuestros dos primeros seleccionados dentro de este siete ideal sub-23, Marc Brustenga y Pau Miquel, no habíamos abandonado tierras catalanas, pero para el tercer protagonista cruzamos prácticamente toda la península y nos situamos en Sevilla. De ahí procede David Martín, un “rara avis” dentro del pelotón amateur nacional, y es que el hispalense viene demostrando año tras año ser el mejor velocista de este país, y ahora que por fin se ha dado a conocer que pasará a profesionales con la estructura que le ha formado como persona y corredor, el Eolo-Kometa, veremos si los aficionados españoles podremos disfrutar con su presencia en las mejores volatas del mundo.

Cualquier gran estructura que se precie, y evidentemente este siete sub-23 de ElPelotón está diseñado para, como la San Miguel (publicidad gratuita), donde ir, triunfar, necesita un corredor explosivo, que se desenvuelva a la perfección en las llegadas masivas, y que sea garantía de triunfos. Y eso es lo que tenemos con David Martín. Además, en este 2021 el corredor natural de Mairena de Aljarafe ha dado un salto de calidad enorme, convirtiéndose en un corredor mucho más completo y polivalente, especialmente en lo que se refiere a la escalada, demostrando en varios momentos del año que podía estar en la montaña con los mejores.

A todo ello, hay que sumarle su gran capacidad para estar en el momento clave bien posicionado de cara a los kilómetros decisivos en cada prueba, aunque no esté en su mejor momento de forma, algo que como se ha visto este año le permite estar delante y peleando por victorias desde el inicio de la temporada hasta el final de la misma. Tanto es así, que ya en el mes de marzo estuvo a un paso de estrenar el palmarés de esta campaña, cuando quedaba segundo en el cántabro Gran Premio San José de Astillero, donde únicamente el buen hacer de Andoni López de Abetxuko (Caja Rural-RGA) le privaba de la gloria.

Habría que esperar un mes más para verle en su salsa, consiguiendo alzar los brazos en el Memorial Ángel Lozano de Valladolid, que en ese momento era la cuarta cita de la Copa de España. En una disputadísima llegada en las calles de la capital pucelana, David Martín lograba completar unos extraordinarios últimos 100 metros para rebasar de manera ajustadísima a Nahuel D’Aquila (Netllar-ALÉ) y Josué Gómez (GSport). Lograba mojar en la cita vallisoletana a pesar de que todas las miradas estaban puestas en su figura, ya que un año antes había sido él también el triunfador en ese mismo lugar.

No sería la última vez que saborease las mieles del triunfo en una de las competiciones más importantes del panorama nacional como es la Copa de España, ya que en el mes de julio lograba repetir faena en el manchego Gran Premio Primavera de Ontur, superando esta vez con mucha más claridad en los últimos metros a todos sus rivales, evidenciando que cuando tiene su día, hay pocos ciclistas que puedan hacerle sombra en estas lides.

Y a punto estuvo de hacer triplete en la Copa, ya que en la prueba de Vigo-Copa de España, que en esta temporada vivía su primera edición, de nuevo un Caja Rural-RGA, Marc Brustenga, evitaba el “hat-trick” de David. Tras una carrera muy movida y con un recorrido muy duro, con varias ascensiones, un selecto grupo de 30 unidades se jugaba la victoria al sprint, y por media rueda no era el del Eolo-Kometa el ganador, siendo uno de los tiros al palo de esta temporada que más grabado se le ha quedado, como él mismo nos reconocerá.

Lo cierto es que no fueron pocas las veces que durante este año se quedó cerca de lo más alto, con sendas segundas posiciones en carreras de postín como en las etapas inaugurales de la Volta a Castelló y de la Vuelta a Extremadura, además de ser tercero en otras dos ocasiones como le ocurrió el segundo día de la Vuelta a Zamora con llegada en Benavente o en el primero de la Vuelta a Cantabria con la meta en Maliaño.

Sí se resarciría en la ronda castellonense venciendo con rotundidad la cuarta y última jornada con final en las calles de la capital, dejando patente, como hemos mencionado antes, su buen nivel en la escalada, ya que cerca de meta se subía uno de los puertos míticos de esta provincia como es el Desierto de las Palmas, donde pasaba la pancarta de montaña junto con los mejores escaladores de la carrera, para batirles con relativa facilidad en el sprint. La comunidad valenciana sería lugar fetiche para David, y es que ya metidos en septiembre, en otra de las vueltas de esta tierra, como la Volta a la Provincia de València, el ciclista andaluz no encontraba rival en la volata que resolvía el cierre de la carrera valenciana en Moncada, quedando tras él, curiosamente, los dos mismos rivales que en Valladolid, Josué Gómez y Nahuel D’Aquila.

Pero como decimos, en este 2021 David Martín también se ha encargado, con mucho trabajo, de dejar patente su crecimiento en todo tipo de terrenos, especialmente en la montaña, donde ha mostrado que puede estar con mucho sufrimiento y tesón cerca de los mejores escaladores, como se vio en esa Volta a Castelló. Prueba de ello fue también el tremendo campeonato de España de La Nucía, uno de los más duros que se recuerda, donde a pesar de ese terrorífico alto de El Turrón, el ciclista del Eolo-Kometa, ahí compitiendo con la selección de Andalucía, fue capaz de estar en la lucha por el oro hasta los instantes finales, acabando en una muy meritoria 10ª posición, a tan solo 11″ del ganador Iván Cobo (Lizarte/Selección de Cantabria).

También esto le permitió quedar muy arriba en la Copa de España, finalizando en una impresionante cuarta posición final, teniendo en cuenta que dentro del calendario tampoco abundan en exceso las pruebas que se podrían amoldar mejor a sus características de hombre rápido, como son las de Valladolid u Ontur. Pero es que David Martín acabó muy arriba en citas con mucha montaña como la Clásica de Torredonjimeno o el Memorial Momparler.

Todos estos resultados no pasaron desapercibidos entre el staff del Eolo-Kometa profesional y decidieron contar para el final de campaña con él como “stagiaire”, pero fue en ese momento cuando las cosas se torcieron bastante por el infortunio de las circunstancias. David Martín tras unos soberbios meses de abril, mayo y junio, llegaba a julio con la moral por las nubes para debutar con los mejores equipos del mundo en el Circuito de Getxo, pero unos días antes se cruzaba en su camino el Covid-19 y aplazaba su primera aparición con los colores del Eolo-Kometa entre profesionales.

Ese momento quedaba ya reservado para octubre, y es que tras el obligado parón por la enfermedad se veía en la necesidad de recuperar su mejor versión, que poco a poco iría alcanzado en septiembre con las apariciones comentadas en Cantabria, Valencia o Extremadura. En el calendario le esperaba el transalpino Gran Piemonte, previo paso por los Pirineos para disputar la prestigiosa Ronde de l’Isard con la que despedirse del campo amateur. En tierras francesas la mala suerte volvía a visitar a David, y en la bajada de uno de los puertos se iba al suelo a 63 km/h. A pesar de ser capaz de llegar a la línea de meta en Saint-Girons (fuera de tiempo), el hecho de hacerlo sin ser capaz de apoyar el brazo en el manillar (dejando unas preciosas imágenes acompañado por un ciclista rival como Gauthier Beeckman), era un muy mal presagio de lo que horas después se acabaría confirmando. Una fisura en el radio de su brazo izquierdo le dejaba fuera de juego.

Finalmente no podía debutar este año, pero esto no fue ningún impedimento para que se desvaneciera la confianza existente por parte de los directores del Eolo-Kometa en David Martín, y estos días de atrás se hacía oficial su paso a profesionales, y por tanto, el próximo año por fin llegará ese ansiado debut en una carrera de alcurnia.

Ojalá, y por qué no, sea David Martín ese velocista que tanto esperamos que aparezca en nuestro país, y que le veamos disputar llegadas masivas en los mejores escenarios del mundo contra los mejores especialistas del mundo. Mientras esperamos a que ese momento llegue, nos quedamos con el gran 2021 que nos ha regalado, que le ha hecho acreedor de entrar en nuestro siete ideal sub-23.

SIETE IDEAL HASTA EL MOMENTO

SUB-23

1. Mar Brustenga (Caja Rural-RGA)

A) Análisis de la temporada 2021
B) Test de ElPelotón-Ikolan Sports a Marc Brustenga: «Mi sueño es disputar una Paris-Roubaix»

2. Pau Miquel (Lizarte)

A) Análisis de la temporada 2021
B) Test de ElPelotón-Ikolan Sports a Pau Miquel: «Ha sido el año que más he disfrutado encima de la bici»

ÉLITE

1. Benja Prades (Vigo-Rías Baixas)

A) Análisis de la temporada 2021
B) Test de ElPelotón-Orio Sport Wear a Benja Prades: «Creo que aún podría aportar bastante a muchos equipos profesionales»

2. Ángel Coterillo (Gomur-Cantabria Infinita)

A) Análisis de la temporada 2021
B) Test de ElPelotón-Orio Sport Wear a Ángel Coterillo: “Me encantaría hacer de este hobby, mi profesión”