EL GP Macario es un clásico en la copa de España élite y sub-23, habitualmente uno de los objetivos de los sprinters, a pesar de contar con 1700 m de desnivel.

Esta prueba suele cerrar la copa de España y muchos años se llega a la carrera decisiva con muchos puestos por decidir, lo que hace que sea una carrera muy táctica. Aun así, es habitual que el desenlace sea una llegada masiva. Este es el caso de 2019, en el que, a pesar de vivir una larga fuga, la carrera se reagrupo al final.

En este caso vamos a analizar los datos necesarios para poder llegar a este final. Para ello
tenemos los datos de un ciclista que paso con dificultades todos los puertos frente a los datos de un ciclista que fue toda la carrera escapado junto a otros 9 corredores. Evidentemente el ciclista escapado demostró estar mucho más fuerte, pese a tener un resultado similar.

Para ello contamos con los datos del mismo potenciómetro de dos ciclistas, el que iba en el pelotón pesaba 2’5 kg menos que el que fue escapado. Por lo que vamos a tratar los datos en función al peso (a pesar de la gran limitación que esto tiene), ya que a mayor peso menor watios/kg.

Datos

En la primera pasada por el alto de Torres, el corredor que coge la escapada sube ya 15” más rápido, lo que permite una buena colocación para coger la fuga. Sin embargo, sus datos son de 0,4 W/kg más. Desde el primer al segundo puerto es donde más crece la diferencia 2’30” aproximadamente, y donde la diferencia de gasto es 4KJ por Kg de peso. Traducido, unas 210 Kcalorias más que consume el corredor escapado durante 1h. La diferencia de watios/kg es evidente en esta zona: 4,15 a 2,97.

Se incrementa el ritmo en el pelotón por el alto de Loranca y siempre se produce una entrada muy rápida debido al estrechamiento. En este caso hay un dato sorprendente.  Pese a que el corredor del pelotón sube a menor watio/kg, sube más bastante más rápido seguramente debido a la inercia en toda la primera parte de la subida a Loranca y empieza el descuento de tiempo a la escapada.

Seguido a Loranca se sube Pezuela, donde el pelotón ya va lanzado y en la escapada bajan los watios entrando la segunda hora de carrera y el pelotón sube 0,55 W/kg más rápido y le recorta otro minuto.

Al recortar diferencias, parece que el pelotón se dio un respiro. El gasto de ir a rueda en el pelotón vuelve a bajar bastante mientras la fuga mantiene la pugna mientras vuelve a aumentar el gasto y los watios 3,36 contra 2,15 y unas 250 Calorias más ahorradas a favor del corredor que va en el pelotón.

Ya en la parte final, ambos ciclistas se exprimen. El escapado consigue aún mantenerse junto a las primeras unidades del pelotón después de hacer una muy buena subida final, mientras que el ciclista del pelotón se queda en los grupos más traseros. A pesar de subir en el mismo tiempo vuelve a ocurrir como en Loranca.

Conclusión

Como es obvio y se observa en este estudio práctico, ir en la escapada incrementa mucho el consumo de energía, en este caso estaríamos hablando de entorno a unas 550 Kcalorias en estas 2:45h analizadas de escapada.

Además, como dato a reseñar el escapado ha subido a más watios todos los puertos menos uno, y aún así la fuerza del pelotón ha impuesto su ley. Otra observación podría ser que en esta carrera se suben varios puertos sobre 6’, en los cuales los ciclistas deben estar entorno a 5,7-5,9 W/Kg, y en esta categoría esto sirve para llegar un pelotón al esprint de 93 ciclistas.


Alexis Gandía training

Alexis Gandía Soriano (1993) es el preparador físico del equipo profesional Burgos BH. Ha estudiado Fisiología del Deporte en la Universidad de Valencia y ostenta el título de Director Deportivo UCI. Fue ciclista amateur en equipos como el Seguros Bilbao.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.