tour de l'avenir rfec

El combinado nacional, dirigido por Ramón González Arrieta, afrontará del 15 al 25 de agosto la ronda por etapas más importante a nivel mundial de la categoría sub-23 con un equipo compuesto por Elosegui, Berrade, Lazkano, Parra, Cañellas y Agirre.

La Selección Española afrontará desde este jueves 15 de agosto la vuelta por etapas más prestigiosa del mundo para ciclistas de la categoría sub-23: el Tour del Porvenir, que reunirá a aquellos corredores llamados a ser protagonistas de nuestro deporte en la próxima década.

El seleccionador nacional Ramón González Arrieta ha confeccionado para afrontar el reto un equilibrado equipo compuesto por Iñigo Elosegui (Lizarte), José Félix Parra (Lizarte), Urko Berrade (Euskadi-Murias), Oier Lazkano (Caja Rural-Seguros RGA), Xavi Cañellas (Caja Rural-Seguros RGA) y Jon Agirre (Baqué Ideus-BH). “Vamos al Tour del Porvenir con un grupo muy sólido de corredores que nos pueden dar protagonismo en prácticamente todas las etapas. Berrade y Agirre son ciclistas con fuerza y completos y Cañellas tiene una buena punta de velocidad que le podría llevar a obtener algun buen resultado en las primeras etapas”, explica González Arrieta, que cuenta con el convencimiento de que España volverá a ser, tal y como sucedió en las últimas ediciones, uno de los conjuntos más relevantes de la carrera. Para la montaña, el conjunto nacional contará con corredores que acumulan gran experiencia como Iñigo Elosegui, recientemente fichado por Movistar Team, José Félix Parra u Oier Lazkano, ganador esta misma semana de la Vuelta a Palencia.

Las 10 etapas que compondrán el recorrido del Tour del Porvenir se dividen en una primera jornada inaugural, destinada a resolverse al sprint, a la que seguirá una contrarreloj por equipos de 32 kilómetros que hará las primeras diferencias importantes. Tras esta, se sucederán cuatro etapas rompepiernas, plagadas de cotas, donde los ciclistas explosivos pueden encontrar premio a sus cualidades y los ciclistas de la general tendrán como misión principal no ceder tiempo por caídas o cortes.

Una vez completadas las seis primeras etapas habrá una jornada de descanso que permitirá recomponer las piernas antes de afrontar las cuatro jornadas llamadas a decidir la carrera. El séptimo parcial, de media montaña y con meta tras ascender la Cote de la Gliettaz, será un aperitivo para la jornada del viernes 23, que acogerá una importantísima cronoescalada de 23 kilómetros al Col de la Loze que permitirá vislumbrar el ramillete de corredores que peleará por el podio final.

Tras esta, tendrán lugar dos etapas de alta montaña, aunque de corta distancia, con final en Tignes y Le Corbier para poner cierre a la carrera y resolver el nombre del vencedor del Tour del Porvenir.

Prensa RFEC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.