Alessandro Fancellu Kometa sub-23 Navarra
Foto: Martin Early.

La Vuelta a Navarra llega este sábado a los Pirineos. El Santuario de Nuestra Señora de Muskilda de Ochagavia aguarda a una carrera que partirá desde Tafalla y que propondrá, como ya acaeció en la pasada edición, un recorrido muy exigente donde no falta hasta una ascensión sin pavimentar. El jovencísimo Álex Martín es la única baza del Kometa Cycling Team de cara a la general. El ciclista catalán de la Fundación Alberto Contador, debutante en la categoría, fue el único superviviente del equipo en el exigente recorrido de este viernes. En la etapa se impuso el andaluz Carmelo Urbano y el colombiano Camilo Andrés Pulido se convirtió en el nuevo líder de la prueba. Por su parte, Martín, vigésimo primero, se sitúa decimoquinto a nueve segundos de un hipotético liderato.

Quinto clasificado de la general en la salida, el italiano Alessandro Fancellu quedó fuera de juego como consecuencia de un encadenado de desgracias que le impidieron rodar en el grupo cabecero de una etapa donde no se le daba ninguna tregua a las fugas. Un par de averías mecánicas le obligaron a cambiar de bici tanto en la primera como en la segunda ascensión del día, con el consecuente calentón. El remate llegó con un inoportuno pinchazo que tuvo lugar justo acaba de reintegrase en la disciplina de ese grupo cabecero. Fancellu acabó relegado a un grupo donde rodaría acompañado por Yago Segovia y Arturo Grávalos, un grupo que cruzó la meta a 10:34.

No era día para fugas. Era una jornada con múltiples intereses. El inicio de la etapa fue fulgurante y los intentos, muchos. Joan Martí Bennassar se integró en uno de los primeros y más numerosos intentos. También lo probó su compañero italiano Alessio Acco. Pero en la subida a Guembe esa fuga ya era historia. Hasta Guirguillano, la última de las subidas puntuables del viernes, la tónica general fue la de un grupo de unas treinta unidades que encabezó la prueba. En las rampas de este ‘primera’ se destacarían seis ciclistas, finalmente cinco, en la pelea por victoria cuatro. Estos se acabarían jugando el éxito parcial en las calles de Tafalla con nueve segundos de margen sobre el primer grupo de ilustres. No podría acabar el gallego Alejandro Regueiro, enfermo, con una mala noche en la víspera.

“El día empezó bien, con dos corredores en un grupo de siete ciclistas. Pero esa fuga acabó pronto y empezaron a sucederse más ataques. Ahí comenzó nuestra odisea, concretada en Fancellu con un cambio de bici en el puerto más duro, un nuevo cambio de bici cinco kilómetros más tarde y, cuando por fin había regresado al grupo, un pinchazo en la rueda delantera. Se quedaron tres corredores a esperarle, pero no hemos podido hacer nada. En el grupo principal permaneció Álex, que está andando muchísimo. Nuestras opciones para la general pasan por intentar alguna aventura, aunque tampoco muy lejos, ya que sería una locura en una etapa tan larga y con final en alto. Además, una carrera que estará muy controlada”, comenta Rafa Díaz Justo, director de la formación.

Prensa Fundación Contador

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.