Martí Márquez Equipo Lizarte Vuelta Navarra

El ciclismo, como la vida, es una cuestión de energía. Estos días el sol está bañando la Vuelta a Navarra y la carrera reacciona hiperactivándose, inflamándose hasta arder, cada día un poco más y un poco antes. Este viernes la carrera partió desde la sede de la empresa Lizarte y el equipo ‘rosa’ que porta su patrocinio decidió tomar cartas para romperla desde ese Etxauri donde sus corredores se miden entrenando. Martí Márquez y José Félix Parra fueron los más activos en los ataques mientras la carretera picó hacia arriba; Carlos Ruiz e Iván Moreno, por su parte, se fajaron en la defensa, conduciendo al pelotón y secando ataques ajenos.

Acabados los cinco puertos del día, ración extra de escalada, quedó en cabeza camino de Tafalla una escapada de seis ciclistas con Martí Márquez. Les perseguía un pelotón reducido de unos 30 corredores entre los que se contaban los otros seis ciclistas del Equipo Lizarte. Ante la presencia en cabeza de hombres mejor situados en la general que Márquez, Sergio Araiz se vació, relevado posteriormente por sus compañeros, para estrechar su ventaja. Lograron cercenarla por debajo de los diez segundos, pero no cazar. Así, Márquez se jugó el triunfo al sprint: salió triunfador Urbano (CJR) y líder Castro (AVV). Entre los diez primeros de la general provisional, cuatro ‘rosas’.

Lástima que no se ha podido romper la carrera más por detrás para que un compañero mejor colocado en la general llegara a la escapada conmigo”, lamentaba Martí Márquez en meta. “Hemos estado bastante activos durante toda la etapa y debemos sentirnos satisfechos con nuestro rendimiento. Hemos demostrado el potencial que tenemos y que corremos con un objetivo común. Vamos a darlo todo para ganar esta Vuelta a Navarra”.

Hay dos oportunidades para cumplir esta declaración de intenciones. La primera, este sábado en Ochagavía. “En principio es la jornada clave, por cuanto los segundos que se piquen en la cima de Muskilda decidirán la contienda entre los más fuertes”, analiza a priori Juanjo Oroz, director deportivo del Equipo Lizarte. “Sin embargo, la etapa tiene mucho más que Muskilda, con el ‘sterrato’ del Alto de Orbara y una gran acumulación de kilómetros y desnivel. Se notará el cansancio del cuarto día de competición”.

Prensa Equipo Lizarte

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.