Alejandro Ropero Kometa Santikutz Klasika
Foto: Álvaro García.

En el Día del Trabajo, un currazo. El granadino Alejandro Ropero acarició la victoria en la penúltima prueba de la Copa de España élite y sub-23, una apasionante Santikutz Klasika en la que se impuso el alavés Oier Lazkano (Caja Rural) por delante el andaluz y del castellonense Iván Moreno (Lizarte). Los tres se jugaron la victoria en Legazpi después de que Lazkano y Ropero se destacasen en cabeza de carrera en el siempre decisivo ascenso al Alto de Deskarga y que, a tres kilómetros del final, les diera alcance Moreno.

La última subida, fiel a la tradición, resultó fundamental en la resolución de la carrera y en ella los corredores del Kometa Cycling Team nunca rehusaron ser protagonistas. En sus primeros compases atacó el riojano Arturo Grávalos, que rodó en cabeza con unos segundos de margen hasta que se desataron en el selecto grupo de perseguidores una serie de hostilidades a las que siempre estuvieron muy atentos Carlos García y Alejandro Ropero. Grávalos anticipó la batalla y buscó la sorpresa. “Atrás iban rodando muy fuerte, pero había que intentarlo; si no se prueba, nunca se sabe si se podría haber conseguido”, comenta el riojano.

García, por su parte, tapó un peligro hueco de Eusebio Pascual, primer ataque de entidad. “Había que ayudar a Alejandro en lo que se pudiera”, aporta. Y en las cercanías de la cima el ciclista andaluz vio muy claro el ataque de Lazkano, se aferró a su rueda y se exprimió para tapar el hueco. Ropero, superlativo en la resistencia, lograría irse con Lazkano y ambos se lanzarían en una vertiginosa bajada. Seis kilómetros y medio para la meta con una decena de segundos que parecían decisivos. Ambos colaboraban en los relevos. La llegada de Iván Moreno introdujo una pequeña incertidumbre por la cercanía de un pequeño grupo de unas ocho unidades.

Perseveró el ciclista del Kometa Cycling Team en pedir colaboración y en consolidar el hueco y sin duda fue clave en que el trío pudiera llegar. “¡Estuvo muy cerca! Bueno, la verdad es que fastidia un poco esa sensación de haber estado ahí y quedarnos tan cerca, pero también estoy muy contento porque hemos recortado puntos y estamos peleando la Copa hasta el final”, indica Ropero.

La jornada había ido bien para los intereses del equipo, más allá de una montonera en los primeros compases en la que se vio envuelto Alejandro Regueiro sin más consecuencia que un cambio de bicicleta, una avería del colombiano Jhon Stiven Ramírez o un pinchazo de Arturo Grávalos. El ritmo de carrera era altísimo, por momentos el pelotón se desgranó hasta en cinco grupitos y la formación madrileña rodaba muy agrupada en cabeza protegiendo a Ropero. Hasta cinco corredores del Kometa rodaban en un grupo de unas sesenta unidades que rodaba mediada la prueba en la cabeza de carrera donde el Caja Rural marcaba el ritmo.

Rafa Díaz Justo, director del Kometa Cycling Team: “Estoy muy contento porque hemos estado en todos los sitios como equipo, justo detrás de los que estaban dirigiendo la carrera, y eso es algo sin duda muy importante. Y ahora además se nos abre una ventana de cara a la última prueba, porque Alejandro Ropero se sitúa tercero en la general y se puede dar la carambola de que se gane la Copa de España el último día. Es muy difícil, pero es una opción que está ahí. Son 93 puntos hasta el liderato, el segundo está a dos puntos… Todo es posible, todo está en el aire. Y si se concretase esa posibilidad sería muy bonito y nos daría un plus de tranquilidad tras todo el gran trabajo hecho. Veníamos de una parada técnica de tres semanas y estos ciclos, al final, son complicados y presentan esa doble circunstancia de que pueden sentar bien o no. Yo tenía claro que a nosotros nos vendría bien, porque los chicos habían encadenado muchas competiciones y porque el Memorial Valenciaga no nos había ido del todo bien”.

Efectivamente Santikutz aporta mucha motivación de cara a la pelea por el podio final de una Copa de España que, tras un respiro mínimo, concluye este domingo en Alcalá de Henares con la disputa de una nueva edición del Gran Premio Macario. El catalán Roger Adriá, líder del certamen, acude a las rutas madrileñas con el título muy bien encarrilado con 512 puntos, aunque matemáticamente no lo pudo cerrar tras su 19ª plaza en Legazpi. Alejandro Ropero, que ocupa la tercera plaza de la general con 419 puntos después de sumar 100 este miércoles en tierras guipuzcoanas, volverá a liderar una escuadra en la que estará acompañado por Sergio García, Álex Martín, Yago Segovia, Eduardo Pérez-Landaluce, Alessio Acco y Alessandro Fancellu.  “Los números están ahí, tenemos opciones de título. La verdad es que la parada me vino genial. Hemos trabajado en casa, con mucha seriedad, de cara a lograr mejorar un puntito más. Se lo debo a Carlos Barredo, es un máquina, el mérito es suyo”, concluye Ropero.

Prensa Fundación Contador

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.