Räim (Israel) deja con la miel en los labios al Euskadi-Murias


Räim supera en meta a Enrique Sanz -tercero- y vuelve a dejar sin triunfo a los hombres del Euskadi-Murias. Foto: PhotoGomezSport

El estonio Mihkel Raim (Israel Cycling Academy) se ha alzado con la victoria en la segunda etapa de la Vuelta a Castilla y León (2.1, España) disputada hoy sobre un recorrido de 178,3 kilómetros entre Valladolid y Palencia. Carlos Barbero (Movistar Team), vencedor ayer, mantiene el liderato.

En un terreno no tan llano como se presuponía en el perfil, fue en el km 30 cuando nueve corredores tomaron ventaja definitivamente con el gran pelotón. Fabio Duarte (Manzana-Postobon) y Robinson Chalapud (Medellín), el portugués Joaquim Silva (Caja Rural), el estadounidense Tyler Williams (Israel Cycling Academy), el británico Daniel Whitehouse(Interpro Stradali), Marc Buades (Fundación Euskadi), Ángel Madrazo y Delio Fernández (Delko-Marsella), y Marcos Jurado (Efapel)  abrían hueco y era, por detrás, Movistar Team el encargado de comandar la persecución.

Con un ritmo moderado y siempre teniendo controlada la fuga, la escuadra telefónica amenazaba su aventura cuando, en un desencadenar de mala fortuna Delio Fernández, componente de la escapada, se veía obligado a abandonar por una caída.

Con menos de un minuto a falta de 20 kilómetros para el final fue bajo la pancarta de diez cuando el pelotón, encabezado ahora también por los hombres del Euskadi-Murias acababa por echar abajo la numerosa escapada del día.

Ya en meta, y tras un vertiginoso sprint, Räim (Israel Cycling Academy) se imponía a Jon Aberasturi (Euskadi-Murias) y Enrique Sanz (Euskadi-Murias), dejando nuevamente, como ya ocurriera en la jornada de ayer, con la miel en los labios a la escuadra vasca.

La ronda castellanoleonesa concluirá mañana con la jornada reina. 165,6 kilómetros entre Segovia y Ávila con pasos por el Puerto de la Cruz de Hierro (km 55,3), un primer paso por el Puerto de Navalmoral por su vertiente fácil (km 102,2), una pequeña trampa que puntúa de tercera, el Alto de Los Aguilones (km 123,1), pero que tiene cinco kilómetros duros; y finalmente, por su lado más exigente, el Puerto de Navalmoral a veinte kilómetros del final antes de la ascensión siempre espectacular a las Murallas de Ávila.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *