Gesink se hace grande en un día épico de ciclismo

0
Gesink

Robert Gesink (Lotto.nl-Jumbo) ha sido el ganador de la 14.ª etapa de la Vuelta a España, una jornada dura que tenían los ciclistas por delante con 195 kilómetros, con final en el Col de Aubisque —puerto de categoría especial—, pero que no sería la única subida de la jornada, ya que antes los corredores tenían que afrontar tres puertos de 1.ª categoría con bastante renombre como son el Col de Marie-Blanque, Col de Soudet y la inédita subida del Col de Soudet.

La jornada se inició con la formación de una amplia fuga formada por 41 ciclistas, estando representado todos los equipos en la fuga excepto el Giant. Los equipos con mayor presencia —3 integrantes cada uno— fueron el Lotto Jumbo, Cannondale, el conjunto australiano Orica y el Movistar

La presencia de tres integrantes del Movistar provocó que el Team Sky tomara las riendas del pelotón, hecho que provocó que la distancia entre los fugados y el propio pelotón no fuera demasiado grande.

Los escapados llegaron juntos al inicio del primer puerto de la jornada, con una carretera estrecha y con rampas superiores al 10 %, los fugados fueron respetándose sabedores de la dura jornada que tenían por delante. El primero en coger los puntos de la montaña fue el vasco del Dimension Data Omar Fraile, que iniciaba una remontada para volver a conseguir el maillot de la montaña.

Peligroso y rápido el descenso que provocó la caída de Van Rensburg, que posteriormente pudo volver a la carrera, pero ya con un ritmo menor que provoco que el pelotón le diera caza.

De nuevo segunda subida, Col de Soudet, la diferencia entre el pelotón y los escapados se mantenía en 5 minutos, gracias a un Sky que no permitía que los fugados se fueran, como sucedió en la jornada de ayer. Omar Fraile vuelve a conseguir los puntos de montaña, siendo ya 20 puntos los cosechados en los primeros altos de la jornada.

FullSizeRender (16)

Pero el Orica quería hoy dar un manotazo en la Vuelta, y endureció el ritmo de la fuga antes de afrontar la penúltima subida de la jornada, provocando que alguno de los integrantes de la escapada no pudieran seguir el ritmo, uno de ellos fue Omar Fraile, que pagó el esfuerzo de las dos primeras subidas.

Iniciado el Col de Marie-Blanque, se iniciaron los ataques, el primero en intentarlo fue Julien Bernard, pero no fue el único ya que en el pelotón se movía en primer lugar Jack Haig (Orica-BikeExchange) y seguidamente su compañero Simon Yates que se encontraba a menos de 4 minutos del maillot rojo de Nairo Quintana.

Mientras tanto en la cabeza de carrera los fugados mantenían su lucha por la victoria de etapa, Kenny Elissonde (FDJ) fue el primero en cruzar el Col de Marie-Blanque sumando 10 puntos. Simon Yates seguía con su lucha contra el pelotón, aunque dejó en primera instancia a su compañero de equipo en la subida, en el descenso del puerto se unió con Gerrans , Cort Nielsen y Jens Keukeleire, todos del Orica. Esto le permitió al corredor británico afrontar el tramo hasta el último puerto de la mejor manera posible, además de poder incrementar la diferencia con el pelotón a mas de un minuto de ventaja. Las tornas cambiaron en el pelotón y era el Movistar el que cogía las riendas del grupo ya que el ataque de Simon Yates, ponía en peligro el maillot rojo de Nairo Quintana.

Llegados al último puerto —Col de Aubisque—, la cabeza de carrera estaba compuesta por solo 6 corredores de los 41 iniciales, y con una distancia de 5 minutos con respecto al pelotón que le permitía afrontar con tranquilidad, ya que la victoria iba a ser para uno de ellos.

El primero en intentarlo fue Robert Gesink, pero no podía abrir ventaja con respecto a sus compañeros de fuga, siendo Jan Bakelants el primero en responder al ataque del holandés. Mientras tanto, el pelotón se acercaba al último puerto, tirado por un insistente Jonathan Castroviejo.

Pero la Vuelta no se gana a rueda, sino al ataque. Nairo decide intentarlo, aunque en primera instancia Chris Froome responde, en un segundo ataque del colombiano el corredor británico fiel a su estilo, pierde unos metros de ventaja con respecto al del Movistar. En la cabeza de carrera Elissonde y Gesink parece ser los favoritos a levantar los brazos en la línea de meta. Los ataques son seguidos, y es ahora Froome el que responde volviendo a la rueda de Nairo y seguidamente es Chaves el que lo intenta, incrementando la distancia entre los favoritos. Contador no puede con el ritmo impuesto por los dos ciclistas, por lo que tiene que sentarse en el sillín de su bicicleta, mientras que Nairo lo vuelve a intentar, pero Chris Froome ya no se separa de su rueda.

En cabeza de carrera, el dúo pasa a ser trío, con la incorporación en el último kilómetro de Egor Sillin (Katusha), siendo los tres ciclistas los favoritos a la victoria. Es Gesink el que lo intenta, a menos de 300 metros de la meta, aunque Sillin le mantiene la rueda a primera instancia, no puede continuar en los metros finales, por que la victoria en la etapa reFullSizeRender (18)ina se la adjudica el holandés del Lotto Jumbo. Por primera vez, y tras tantísimos años persiguiéndolo, Gesink es ganador de una etapa de una Gran Vuelta. Simon Yates consigue entrar en quinta posición a solo 39 segundos del ganador de la jornada, recortando la diferencia con Nairo en un minuto, y colocándose cuarto en la general. Nairo y Froome entraron juntos a meta, por lo que la diferencia entre ambos se mantiene en los 54 segundos. Valverde fue el más perjudicado de la jornada, bajando hasta la decimonovena posición con mas de 10 minutos de diferencia con respecto al primero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here