La trastienda de Entrena

1
El pelotón élite en Entrena. Foto (c) Yon Suinaga
El pelotón élite en Entrena. Foto (c) Yon Suinaga

La Copa de España de La Rioja (este año en Entrena) nos gusta tanto que, como éramos varias personas de CiclismoFemEl Pelotón allí, teníamos que hacer una trastienda a dos voces. ¡Disfrutadla!

La trastienda de Yolanda

Se va convirtiendo en costumbre empezar las trastiendas hablando de música, y así lo hicimos con Sandra Alonso, la corredora valenciana que está «matando» las clasificaciones de juveniles de esta temporada. Con ella hablamos de su faceta de guitarrista y mucho más, pero eso os lo contaremos en una entrevista más detallada.

Mi llegada esprintando a Entrena, tras perderme un poco (echaba de menos tan sana costumbre) fue 5 minutos antes de la salida cadete. De mi coche al del CAF y me subo porque me toca. Seguir a las cadetes en el coche 2 de Agustín fue, como siempre, divertido e instructivo.
 No lo digo para que lo tengáis en cuenta, equipos, pero SIEMPRE que me habéis abierto la puerta a seguir una carrera para informar, el equipo consigue victoria o podio. Soy una especie de amuleto con móvil y lista de inscritas en mano.

Yolanda y Agus en el coche de CAF. Foto (c) Yon Suinaga
Yolanda y Agus en el coche de CAF. Foto (c) Yon Suinaga

El día empezó bastante desapacible y con temperaturas no propias de casi el verano, y la carrera cadete se hizo muy dura por el viento y la selección natural de las más fuertes no tardó en aparecer. Un despliegue de fuerzas de la campeona nacional, Alba Gómez, que consiguió la victoria tras haberse mostrado muchísimo en cabeza de carrera durante todo el transcurso de la misma. Y Amaia Lartitegi, siguiendo atenta las instrucciones de su director en los últimos kilómetros de colocarse delante en el momento clave y seguir la rueda buena, se alzó con un valioso segundo puesto. Los gritos de Agustín en euskera sacando la cabeza por la ventana le dieron alas a la ligera pero extremadamente lista corredora vasca. Una temporada muy buena para ella a la que le toca bajar el pistón y prepararse para el ciclocrós. Por lo que se ve, tiene gran potencial también para el barro si se trabaja la faceta técnica.

La gran ausente de la categoría fue Saioa Gil, que se paseaba con su brazo vendado en cabestrillo. Tiene para unas 3 semanas, con lo que da prácticamente por terminada la temporada de carretera y ya tiene la mente en el ciclocrós. Una pena para la clasificación cadete de la Copa, porque Saioa era la única que ponía en peligro el liderato de Melisa Gómiz. Una de las anécdotas más graciosas del día fue ver a los padres de Melisa siguiendo la carrera en bici en una rotonda. Me comentaban tras la carrera que lo de cambiar el nombre y/o apellido a su hija también pasa con su hijo, el también ciclista Alejandro Gómiz. Lo tienen claro: es una batalla perdida con organizadores y speakers.

Saioa Gil (centro) con el brazo en cabestrillo. Foto (c) Yon Suinaga
Saioa Gil (centro) con el brazo en cabestrillo. Foto (c) Yon Suinaga

La anécdota previa a la carrera élite la pusieron las hermanas Usabiaga, que calentaban sin haberse acordado de firmar y eran requeridas por los jueces con desespero minutos antes de salir y con la parrilla ya formándose. La temperatura subía un poco y, aunque se presagiaba lluvia, la carrera transcurrió en seco y acabó con cierta esperanza de verano. En lo estrictamente deportivo, alegría de ver a Rocío García con excelente rendimiento tras su caída en Sopela, y la confirmación de que Mavi García es una matadora. No importa que esté cansada de viajes y retrasos en aeropuertos, o kilómetros de correr (el día antes de La Rioja, un 5000)… o que haya estado toda la semana con muy malas sensaciones. Si ataca y se va, Mavi es la gran favorita.

Como suele pasar, los abandonos nos regalan buenas oportunidades de charlar con las corredoras. En esta ocasión, dos de las incorporaciones estivales del BZK: Ludy Correa, de Venezuela y Catherine Colyn de Sudáfrica. La segunda abandonó con mareos por una bajada de presión fulminante. Titiritaba de frío mientras buscaba a sus padres. Está disfrutando de su experiencia europea y le quedan un par de semanas de hacerlo. Está en lista de candidatas para representar a su país en los JJ. OO. (junto a Heidi Dalton, del BDP), pero la lista definitiva de quienes acompañarán a Ashleigh Moolman no la sabrán hasta finales de julio.

Lo mejor del día fue el tiempo compartido con mis asturianos y asturianas. Seguir la carrera, café (¡tan necesario para entrar en calor!) y poscarrera. ¡Y me encanta hablar de ciclismo internacional con corredoras, no lo había hecho nunca y me parece jugosísimo! Y ver a Marcos, tras más de un año, qué alegría, chaval. Ya te estás haciendo mayor… todavía recuerdo tu cara de niño cuando te conocí hace tres años. Un honor compartir trastienda contigo de nuevo.

Las asturianas de Guttrans (y la hija de nuestro compañero Yon Suinaga) en Entrena. Foto (c) Yon Suinaga
Las asturianas de Guttrans (y la hija de nuestro compañero Yon Suinaga) en Entrena. Foto (c) Yon Suinaga

También me alegró mucho ver a Gabriela Ortiz, que nos comentaba el susto de su corredora cadete, asistida en ambulancia por problemas epilépticos. Otro susto ya repetido el de Irene Usabiaga, que tras cruzar la línea de meta se tumba en el suelo e intenta estirar la musculatura que le impide caminar. Es una escena dramática, que se tiñe de tintes tragicómicos cuando ves a su hermana Ana sentada a 10 metros, aún jadeante del repechaco final, aparentemente impasible: «No se puede hacer nada, sólo esperar a que se le vaya pasando».

Un aplauso enorme para Begoña Ruiz y su pequeño equipo porque la carrera me pareció impecablemente organizada y con un aroma familiar que no he sentido en otras carreras, quizás por lo pequeño de la localidad de Entrena. Por cierto, ¿se puede tener una localización más apropiada? Sólo podría ser batida por una hipotética «Compite». Confieso (y apuesto no fui la única), que cuando leí el nombre de la salida inmediatamente pensé en un Club Ciclista Entrena. Hasta ya imaginaba el maillot… y color violáceo o rojo de un buen Rioja. ¿En la edición 2017 nos harán felices y podremos catar algo de ello en el podio? Ojalá. Sinceramente, me atrae más que la degustación de chistorra que anunciaban por megafonía.

La trastienda de Marcos

Para mí La Rioja fue la segunda carrera de la Copa de España este año… ¡Qué mejor forma de empezar las vacaciones! Pero oye, que me habían dicho que las vacaciones de verano sucedían en verano, y quién lo iba a decir con la temperatura que hacía al llegar… Brrrrr, qué fresquito. Eso sí, fue llegar a Entrena, acercarme al podio y escuchar que la música que habían elegido era maquinera, de la que no le gusta a Yolanda pero, para qué mentir, a mí sí.

Las cadetes acababan de salir cuando llegué y uno de mis primeros encuentros allí fue con nuestro compañero Yon, que se había liado con las horas de la carrera y había aparecido por allí un montón de tiempo antes. Y desde primera hora echando fotos a todo lo que se movía. Un crac y, como podéis ver en el Facebook de CiclismoFem, su galería es de lo mejorcito que podéis encontrar.

Mientras las cadetes corrían, las juveniles tomaban el fresco en un banco estratégicamente situado justo después de la meta. Paso por delante del banco y oigo un grito: «¡Marcos, feo!». Era Isa Martín (Guttrans), quien por cierto poco a poco va recuperando su mejor nivel tras la fractura de clavícula que sufrió en el Campeonato de España de pista. Ay, la pista. Y hablando de pista, más de una y más de uno se enteró ayer de la carrera organizada por Lokatza Ziklismo Eskola el viernes 15 de julio en Bergara. Si alguien se está enterando ahora, os animamos a ir, porque tiene una pintaza… Será un critérium de dos modalidades de pista como son la puntuación y la eliminación, pero disputado en carretera, sobre un circuito urbano. Y los premios son los mismos que los del Torneo Euskaldun.

Sobre ese critérium hablé con Dorleta Eskamendi (Lares-Waowdeals), a la que no veía desde que en agosto se rompió la muñeca en el Euskaldun de Iurreta. Toda una alegría ver a la gipuzkoana tan feliz con su año en Bélgica, donde dice estar aprendiendo mucho de un ciclismo que es «completamente diferente». Mientras hablo con Dorle se nos acerca la artífice de la carrera riojana, Begoña Ruiz, y nos señala al cielo: «¿Habéis visto la locura de mi marido?». Eran dos bicis de verdad colgadas encima del recorrido, cual gorrocóptero de Doraemon.

Llegaron «mis» Bizkaia-Durango a Entrena y ya me quedé un buen rato con ellas. El camión se colocó al lado de la furgo del Guttrans, así que aproveché para charlar con una de las corredoras más carismáticas que hay: Candela García. Pero a ver si te pones el pelo más rojo de lo que dices… También estaba por allí Montaña, la madre de Isa Martín, que al verme me gritó: «¡Feo!». Supongo que es cosa de familia, ¿no?, porque ya habéis leído que lo mismo me dijo Isa. Son geniales.

Empieza la carrera élite y empieza la entretenida tensión que se vive en cualquier carrera. Curioso ver por el recorrido una autocaravana con una ikurriña que, por el tamaño que tenía, debía estar fabricada en Bilbao. Esta vez con la incorporación de las juveniles no hubo sustos ni caídas, y menos mal, que menuda racha llevaba el pelotón femenino. Desde el coche de Bizkaia-Durango, charlas con el seleccionador nacional, Ramontxu, muy interesado en la progresión de Mavi García. Y vaya ataque que lanzó al final la balear, y vaya cómo lo vivimos desde dentro. El nivel de decibelios que había no puede ser bueno para el oído humano.

Una de las cosas que más me gustan del ciclismo femenino es el compañerismo que existe (casi) siempre entre los equipos. Las directoras animan siempre a quienes se van descolgando, sean élites o juveniles. En el caso de Agurtzane, los gritos de ánimo a una de las corredoras con más clase del pelotón juvenil, Maddi Amondarain, molaron mucho.

Termina la carrera, casi me lanzo del coche en marcha para abrazar a Mavi justo tras cruzar meta, y empiezan las charlas poscarrera entre las corredoras que han estado en la fuga. Insisto en que es muy bonito que tras todo el sufrimiento de la carretera lleguen a meta y se pongan a hablar como amigas —que es lo que por encima de todo son— ciclistas de todos los equipos.

Eider Merino (Lointek) charlando con las Bizkaia-Durango
Eider Merino (Lointek) charlando con las Bizkaia-Durango

Aproveché el impás antes del podio para hablar un poco con una corredora que ya sabéis, o deberíais saber, que es una de mis debilidades ciclistas: Eukene Larrarte, a la que no veía desde que en el Open de España de pista de Galapagar se puso líder de la general. Ojo a ella en los meses que quedan de temporada, que vienen carreras muy buenas para sus piernas.

Tras los cincuenta y siete mil podios que tuvieron que hacer, despedirme de la gente y a comer un poco con Paula Suárez —y madre— y Míriam Gardachal —y padre—. La navarrica, que es un sol y, por cierto, cada día anda mejor (y ayer fue segunda), también se sorprendió cuando se enteró que soy del 99. Que no parezco más mayor, ¡jope! «A ver si estamos pronto», fue una de las últimas frases que me dijeron en Entrena. Pues eso, que a ver si me paso pronto por otra carrera, que es muy difícil pasarlo mejor que como se pasa en una mañana de ciclismo.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here