El estonio se impuso a pesar de la ambición de Pinot. El último descenso, en le Larmont, fue decisivo.

Atípica edición del Tour du Doubs, prueba que decidía la Copa de Francia, y quizás por eso, dejó marchar una fuga de muchísimo nivel que acabó jugándose la carrera. Romain Guillemois y Angelo Tulik (Europcar), Arnaud Gérard y Pierre-Luc Périchon (Bretagne-Séché Environnement), Rein Taaramäe (Cofidis), Théo Vimpère (BigMat-Auber 93), Rémy Di Grégorio y Yoann Paillot (Team La Pomme Marseille 13), Jimmy Turgis (Roubaix Lille Métropole), Alexis Vuillermoz y Mikaël Chérel (AG2R La Mondiale), Thibaut Pinot (FDJ.fr), David Belda (Burgos-BH), Pierre-Roger Latour (Selección francesa) y Davide Rebellin (CCC Polsat Polkowice) formaron dicho corte, que costó bastante en formarse, en concreto, más de 50 km de carrera.

El nivel de la fuga hizo que a poco que se entendiesen los corredores, adquirieran margen para poder jugarse la etapa. A 35 de meta Pinot aumentó el ritmo llevándose con él a Tulik, Périchon, Taaramäe, Vimpère, Vuillermoz y Rebellin. El ritmo hizo que ese mismo grupo se fuera seleccionando, quedándo en la última ascensión en cabeza Pinot, Rebellin y Vuillermoz. Aunque a 30″ luchaba por no perder sus opciones Rein Taaramäe.

Pinot buscó romper la carrera en la última ascensión y consiguió irse en cabeza, pero por detrás Taaramäe había sabido sufrir para no perder tiempo con el galo, y tras coronar con unos segundos de margen, en el descenso -punto debil del francés estos años- consiguió afianzar su ventaja pudiendo disfrutar de su victoria en solitario por las calles de Pontarlier.

Clasificación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.