El año pasado ya debuté como stagierie en profesionales con “Cajarural-SegurosRGA”, pero en la Challenge de Mallorca la cosa iba de extraterrestres, aunque tanto en la Vuelta a Murcia como en la Clásica Almería, ya parecía que estaba corriendo con ciclistas de carne y hueso.

Roma no se construyó en dos días ni mucho menos, pero a Mallorca llegaba con los deberes hechos mejor que nunca, en gran parte gracias al calor mediterráneo, donde este año he podido disfrutar de muchos días de entrenamientos gracias a mi equipo, el “Burgos BH”. Llegué con la ilusión de un niño que corre su primera carrera de escuelas pero de repente me topé un con enorme muro y toda ilusión se desvaneció… El primer día en el circuito de Palma todo perfecto, me dije a mi mismo “joder, pues vas bien”. El tercer y cuarto día busqué la fuga con ganas pero sin éxito, muchas eran las balas que me había dejado por el camino y cuando llegaban los puertos a ritmo del potente “Team Sky” me quedaba para acabar ambos días en la grupeta.

Llegué a casa con la moral por los suelos pero seguí trabajando duro para mejorar y llegar fuerte a Murcia y Almería. Estos dos últimos días de competición puedo decir que he disfrutado, y además mucho, encima de mi bicicleta BH… Las sensaciones fueron buenas ambos días, también es cierto que decidí correr con más calma y cabeza, sin ser todo ilusión y corazón como en Mallorca, ya que las balas que aquí te dejas en el camino ya no vuelven al cargador. En Murcia acabe el 46.º y en Almería el 30.º, así que ahora toca seguir trabajando para seguir progresando.

Me hizo especial ilusión compartir pelotón junto a Alejandro Valverde, al cual salude con desparpajo… Uno de mis ídolos junto a Purito.

Un abrazo.

Ibai Salas Zorrozua (@ibaisalas)
Ciclista profesional del BurgosBH.

Foto: El  Pedal de Frodo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.