27ª plaza para el tetracampeón de España en la Copa del Mundo de Nommay (Francia), donde mostró su constancia y fortaleza a sólo siete días del gran reto del Mundial de Hoogerheide.

Javier Ruiz de Larrinaga (MMR-Spiuk) volará mañana hacia Euskadi desde París tras completar este domingo en Nommay -última cita de la Copa del Mundo, que ha ido a parar a manos del neerlandés Lars Van der Haar (Rabobank)- una satisfactoria actuación logrando el 27º puesto en un trazado lento y embarrado en el que el alavés ha vuelto a evidenciar su excelente estado de forma de toda la campaña. Con más de sesenta hombres en liza, las habituales dificultades del de Amezaga en la salida a causa de su falta de explosividad -llegó a pasar 45º por meta tras la primera vuelta- se compensaron con un paso de crucero muy sólido, llegando a rodar en tiempos cercanos al top-10 en una segunda mitad de carrera en la que se encaramó hasta su mejor puesto en cinco Copas del Mundo disputadas.

«Termino contento; estas eran las pruebas donde normalmente se nos daban peor las cosas y a base de constancia y buen nivel físico estamos logrando mejores resultados internacionales que nunca», sostenía el tetracampeón de España, a 4’10» de Tom Meeusen (Telenet-Fidea), vencedor en un apretado final ante Mourey (FDJ.fr) y Walsleben (BKCP). «Era un circuito con mucho barro, muy pesado y exigente y donde había que empujar en todo momento. Nunca he sido sprinter, y por mucho que quiera mejorar en las salidas siempre tendré ese problema y tendré mucho más que pelear que otros. Además, el tramo más complicado era el inicial, con un ascenso a pie tras un giro a izquierdas y mucho barro, con lo que era aún más complicado encontrar una buena posición. En este tipo de carreras se trata de pasar el barullo inicial y coger un ritmo constante hasta el final. En ese sentido, la progresión ha sido muy buena, me he sentido fuerte, pasando a varios corredores en las últimas vueltas, e incluso me queda la pena de no haber podido dar una vuelta más», bromea.

«Estos dos fines de semana en Bélgica, con resultados bastante buenos, me reafirman todavía más en la sensación de que esta ha sido mi mejor temporada. Las diferencias con los hombres de arriba han sido las habituales este año y creo que el resultado y el desarrollo de hoy en Nommay son bastante indicativos de lo que nos vamos a encontrar en el Mundial. Ahora tocan días de entrenamientos más pausados por casa hasta el mismo viernes, cuando volaremos camino de Bruselas para después viajar por carretera a Breda y unirnos al bloque de la selección española», explicaba un Larrinaga que, como apunte curioso, lució esta tarde en tierras francesas un modelo de casco ‘aero’ de Spiuk: «Se trata de una funda integrable con el propio casco que además de hacernos ganar un poco de aerodinámica en tramos de más velocidad, nos protege del frío. Ha sido una carrera muy dura en ese sentido; incluso después, al hacer rodillo para devolver el cuerpo a la calma, el viento molestaba muchísimo».

Foto ©: Lydia Van de Meersche
Fuente: Prensa Javier Ruíz de Larrinaga

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.