Mi experiencia en Palencia

0

Yo tenía muchas ganas de correr esta vuelta, mucha gente me había hablado muy bien de ella por su dureza y su diversidad de recorridos que hacen que adquieras más experiencia de cara a otros años (llegadas en alto, puertos largos, páramos en los que se propiciaban los famosos abanicos…) Me hizo bastante feliz que mi director contara conmigo para correr, el trabajo estaba hecho y únicamente faltaba darlo todo encima de la bici. La vuelta contaba con los mejores equipos sub 23 del pelotón nacional (Naturgas, Coluer, Seguros Bilbao, Caja Rural, G-Sport, Mutua Levante, Extremadura, etc.) y también un gran equipo extranjero como es el Lotto Belisol sub 23 que dominaron parte de la prueba. No salíamos muchos corredores, pero sin duda los mejores, se notaba fácilmente en el ritmo de carrera y en que costaba mucho que cediese la gente.

La primera etapa comenzaba en Aguilar del Campoo y transcurría por un recorrido de 134 km con 5 puertos de montaña. Se comenzó muy fuerte, todo el mundo quería ser protagonista de la prueba, de hecho en los primeros kilómetros ya iba todo el pelotón encunetado y bastante nervioso, llegando incluso a haber caídas severas. Cuando se formó la escapada, el equipo de Extremadura tomó las riendas del pelotón haciendo una labor impresionante para su jefe de filas Edison Bravo. Las fuerzas iban muy justas y en los 2 últimos puertos empezó a ceder mucha gente, quedando en el grupo principal unos 40 corredores y un corredor del Lotto en cabeza de carrera que a la postre sería el ganador. Íbamos 4 corredores de Lizarte en el grupo y teníamos que ayudar para el esprínt a mi compañero Márquez por lo que los últimos kilómetros intentamos arroparlo en todo lo que pudimos acabando él en una fantástica 4ª posición. La primera etapa había terminado, esto acababa de empezar.

Segunda etapa. El día se presentaba más exigente que el anterior con un puerto duro a mediados de carrera que estaba enlazado con otro anteriormente. Gracias a mis compañeros, que sabían cómo era el terreno, pudimos entrar bien colocados antes del puerto y se notó bastante, ya que empezaba con rampas muy serias. Sufriendo bastante, logré coronar el puerto con el grupo principal y por delante rodaba en solitario un corredor del Lotto que había comenzado una cabalgada en solitario digna de admirar. Nuestros directores de equipo nos dijeron a un compañero y a mí que tirásemos del pelotón ya que el belga abría hueco y nosotros teníamos 3 grandes corredores que podían disputar la etapa con final en el alto de la Virgen del Brezo. A unos 25 km de meta comenzamos a tirar con otros corredores de otros equipos a tope, ya que el belga tenía mucho tiempo y era difícil rebajarlo. Me dejé todo tirando, nunca había tirado tanto y una vez hecho mi trabajo a pie de puerto me descolgué con la satisfacción del trabajo bien hecho y con unas sensaciones bastante positivas, aunque finalmente nuestros compañeros no tuvieron un buen día y no pudieron rematar el trabajo.

Tercera etapa. Se aproximaba la etapa reina de la vuelta a Palencia, 125 km, con el temido alto de San Glorio de nada más ni nada menos que ¡¡25 km!! Las piernas ya pesaban bastante, se notaba el cansancio de las etapas anteriores. Nada más darse la salida se empezaba con un puertecito no puntuable que sería suficiente para poner la carrera “patas arriba”, debido a que la gente no había calentado bien. Se fraguó una escapada muy numerosa en la que nosotros llevábamos a 4 integrantes del equipo por lo que la situación nos aportaba mucha tranquilidad. En la bajada hacia Potes se hizo un descenso vertiginoso ya que Seguros Bilbao no tenía gente adelante e incluso se cortó el pelotón. Antes de empezar a subir San Glorio el Lotto comenzó a tirar del pelotón, que bajo el asombro de mucha gente no tenía respuesta del equipo del líder. El Lotto tiraba con mucha fuerza en un terreno en el que se sentían poderosos, cuando de repente tuve una avería mecánica justo antes de empezar el puerto y que me dejaba totalmente fuera de la carrera. Comencé a subir el puerto a un ritmo progresivo y dando alcance a muchas unidades que quedaban desgranadas del pelotón alcanzando al final del puerto una “grupeta” de corredores con la que llegaríamos a meta. No fue mi día de suerte, pero me quedé con muy buenas sensaciones subiendo por lo que dentro de lo malo estaba algo contento. Cuando llegué a meta recibí la gran alegría de que mi compañero Soler había vencido la etapa, se había colocado líder de la montaña ¡y también éramos líderes por equipos! La mala actuación del día anterior quedó tapada tras estos éxitos, se palpaba la euforia del equipo.

Cuarta etapa. Los objetivos eran claros: Ganar la general por equipos y la montaña con Soler. Se predecía mucho viento para la tarde y así fue, el temor de la gente se hacía notar con los famosos abanicos, ya que el terreno era propicio para efectuarlos y así sería. Nada más comenzar, en el km 0 comenzaba la fiesta, todo el Seguros Bilbao progresaba por la derecha y montaba un abanico. Deseaba que llegara el momento en el que se calmara la situación, pero parecía que no llegaba, era la última etapa y las fuerzas eran escasas. Prácticamente toda la etapa se fue encunetado por lo que fue una etapa muy muy sufrida. Algo nos extrañaba, se estaban haciendo abanicos y el Lotto no entraba al juego. Allá por el km 70, en un páramo, de repente entró el Lotto en acción y reventó toda la carrera con un abanico, quedándose 4 integrantes del Lotto y Cristian Cañada. Por detrás yo sufría muchísimo al igual que toda la gente, me imagino, y pude estar en el grupo del líder, que posteriormente emprenderían un duelo entre los 2 grupos para ganar la general de la carrera, por lo que se iba muy rápido. Sinceramente, creo que este día fue el más duro en lo que llevo de ciclista, se fue todo el día encunetado y sufriendo muchísimo, era el típico día que disfrutas mucho estando muy fuerte. La etapa terminó y cumplimos los objetivos, ganamos la general por equipos y la montaña por lo que estábamos realmente satisfechos.

He disfrutado muchísimo corriendo esta vuelta, sin duda he aprendido bastante y me gustaría muchísimo volver el siguiente año. También dar la enhorabuena a la organización de la vuelta ya que han hecho un gran trabajo aportando seguridad y comodidad para todos los equipos.

Un saludo y espero que os haya gustado mi experiencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here