Egoitz Agirre

Después de la tormenta siempre llega la calma

Parking del Hotel Bienvenue en Limoges. 10 de la mañana. Mientras estamos preparando todo para la primera etapa del Tour du Limousin se acerca el director en esa carrera, “Se acabó chavales”. Nos traslada que en la reunión que había habido minutos antes en la sede del equipo se ha comunicado a corredores y staff técnico que el proyecto se acaba. Con ese mal cuerpo corrimos en Limousin donde a pesar de todo el equipo rondó la victoria un par de días.

La verdad que en mi caso no fue hasta ayer cuando realmente me vine abajo. Impotencia. El sueño de permanecer a la estructura de un equipo ciclista profesional se me complicaba. Hasta ese momento me daba pena la desaparición del equipo y el “marrón” que algunos buenos compañeros tenían, bueno, llamémoslo “marrón” o llamémoslo hipotecas. Pero ayer no se por que fue la primera vez que me paré a pensar en mi futuro.

Y casualidades de la vida, hoy a media mañana hablo con un compañero que me da la noticia. Cuelgo el teléfono y me sale un “si, joder!!!”. El proyecto de una forma u otra sigue adelante, lo cual es una magnífica noticia creo que para todos.

Ahora deberemos esperar acontecimientos y ver como evoluciona todo. Eso si, creo que un “Bravo Fernando” es lo mínimo que se merece el piloto asturiano. Apuesta no solo por un equipo si no por un deporte que no goza de muy buena salud.

Un saludo a todos.

Comenta la noticia

Click aquí para comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.