Las neerlandesas no dejan lugar a dudas en el Trophée d’Or


Durante la última semana se ha disputado el Trophée d’Or, una carrera femenina de categoría 2.2 en la que no ha habido sorpresa en cuanto a la clasificación general se refiere. Cómo no, el maillot amarillo no ha sido para otra sino para la neerlandesa Marianne Vos (Rabobank-Liv/Giant).

La carrera empezó en una etapa en línea entre Saint-Amand-Montrond y Garçay, de 107 kilómetros. Fue una etapa de locura, en la que las mujeres de Rabobank-Liv/Giant estuvieron muy atentas en todo momento, provocando abanicos que dejaron a las españolas fuera de combate a las primeras de cambio. Finalmente, en un esprín entre Vos, Bronzini y Brand, fue la actual campeona del mundo la que se llevó el gato al agua, por delante de la italiana de Wiggle Honda.

La segunda etapa fue una contrarreloj individual por las calles de Mehun sur Yèvre, en la que, sorpresivamente, Marianne Vos también venció. Además, con autoridad. Sacó 17 segundos a la rusa Tatiana Antoshina (MCipollini Giordana) y el doble a su compatriota Alexandra Burchenkova (RusVelo). En esta etapa tuvimos un gran puesto de una de las nuestras: el reciente fichaje de Bizkaia-Durango, Leire Olaberria.

En la tercera jornada, que podríamos considerar como un segundo sector de la segunda etapa, ya que se disputó esa misma tarde, llegó una corredora escapada a meta. La victoria fue a parar para la corredora rusa Anastasiya Chulkova (RusVelo). Entró a meta con 1:10 sobre un pelotón en el que el esprín lo ganó la de siempre, Marianne Vos. La mejor española, Belén López, que fue 15.ª.

La cuarta etapa volvió a ser para Vos. Esta vez, resolviendo una escapada en un auténtico tapón, en el que la general quedó definida del todo. La fuga llegó con más de nueve minutos y medio a meta y la neerlandesa de Rabobank-Liv/Giant fue la mejor, superando por un tubular a Valentina Scandolara (MCipollini Giordana) y a Anna van der Breggen (Sengers Ladies). En el gran grupo el esprín fue para una Amy Cure que un día después alzaría los brazos.

En la quinta jornada vimos una nueva fuga llegando a meta. Esta vez, siete corredoras llegaron juntas a un esprín en la localidad de Baugy, en el que la australiana Amy Cure fue la más rápida. Al final solo lograron una renta de 48 segundos con el pelotón, pero que permitieron a la joven australiana consolidar el maillot blanco de mejor joven. En el pelotón, una vez más fue Marianne Vos la mejor. Leire Olaberria consiguió ser segunda en ese esprín de grupo.

Y en la última jornada, de nuevo, se llegó en fuga. Esta vez fue Annemiek van Vleuten (Rabobank-Liv/Giant) la que se llevó el gato al agua. Superó por siete segundos a Marta Tagliaferro (MCipollini Giordana), tras un ataque a falta de seis kilómetros y medio para el final de la etapa. La mejor española del día fue una gran Ane Santesteban que logró llegar en 15.ª posición. Aún así, una Bizkaia-Durango (sin identificar) se coló en una de las escapadas buenas del día, que finalmente fue neutralizado por un pelotón comandado por las Lointek.

Resultados finales de las españolas