Ayer domingo, día 21 de julio a las 9:30 corrimos en Beasain la importante y exigente Clásica Loinaz sobre 146 km, pero la carrera comenzó en la tarde del sábado ya que  todo el equipo nos reunimos y dormimos juntos en el piso del equipo. Alrededor de las 9 cenamos un buen plato de pasta para coger fuerzas para la mañana siguiente y ya dejamos preparado el arroz para el desayuno. Seguido me fui a preparar la ropa y la maleta para la carrera y cuanto antes a  descansar y dormir, pero aun así me costo dormirme un buen rato.

A las 6:15 sonó el despertador del móvil y pusimos la radio y a desayunar abundante; arroz, tostadas, queso, yogures, pavo… al terminar, me visto y me relajo un poco en el sofá y ya nos vamos a la nave del equipo para reunirnos con nuestro director y ya poner rumbo a Beasain.

En tan solo 15 minutos llegamos, nos preparamos, reunión y a montar en nuestras vivelos… tras un minuto de silencio en honor a Rufino Murgia se dio la salida, se salio rapidísimo con un sin fin de ataques y alrededor del Km. 25 se hizo una fuga en la que nosotros metimos a Diego Rubio, por detrás ya solo teníamos que controlar y estar atentos ya que nos valía. Aun así la carrera no paraba y todo el mundo seguía a tope arrancando, estábamos llegando a los últimos 60 kilómetros donde se concentraban todas las subidas. Antes ya habíamos subido Eizaga y Atagoiti pero ahora venía un sube y baja continuo primero Liernia, seguido de Olaberria, un punto clave de la carrera donde se seleccionó el pelotón. Comencé Olaberria en cabeza y me mantuve entre las 20 primeras posiciones, el pelotón se corto pero se volvió a juntar tras la bajada… De nuevo ataques pero nada cuajaba. Aún quedaban dos pasos por Liernia y otro por Olaberria a tan solo 6 Km de meta, lo decisivo estaba por venir, había que estar muy atento y estando a los cortes ya que ahora podía ser el momento pero no fue así y tras los dos pasos por Liernia llegamos a Olaberria unos 60 corredores, empecé delante y dije: hay que morir si paso el puerto hoy gano. Las sensaciones no eran súper, pero sí buenas. Coronamos un pequeño grupo a excepción de Jordi, el ganador, que se fue solo y llego a meta, y mi compañero Benito que se marchó bajando y acabo segundo en meta. Yo encabece al pequeño grupo de unas 25 unidades y pude ser tercero, el sprint no estaba en la recta de meta si no antes de entrar en Beasain ya que había una rotonda y después un zigzag primero curva a derecha y después izquierda y ya recta de meta de unos 150 metros, entre segundo en el zigzag y pude imponer mi punta de velocidad.

Estaba inmensamente feliz al cruzar la meta, me supo a victoria, Mayo y Junio han sido dos meses infernales para mí, estando enfermo y sin poder entrenar prácticamente, y tras trabajar duro, de nuevo parece que las cosas vuelven a salir. Ahora espero que sea un punto y seguido y pueda hacer un bonito final de año.

Un abrazo

Ibai salas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.