Diario de la vuelta a Bidasoa, por Beñat Txoperena. Dia 2

1

Después de levantarme a las 8 de la mañana, he bajado a desayunar ligero en solitario. Mi compañero de habitación Unai Intziarte no estaba por la labor.

Despues de un cafe y unos pocos cereales, descanso hasta la hora de la comida, sobre las 11. Viendo el ritmo que llevamos con las comidas, habrá que empezar un poco antes, ya que hemos acabado poco antes de las 12, por lo que ha habido poco tiempo para la digestión.

La salida era a las 2 de la tarde y hemos llegado un poco justos. Firmar, llenar bien los bolsillos del mallot con fruta, barritas y geles, ponerme el chubasquero y a la carretera. He estado con algo de gastroenteritis, por lo que he optado por empezar a comer casi nada más salir, sobre todo platano.

Hemos salido bastante rápido, pero hasta Doneztebe el terreno era relativamente fácil. La subida al principio era muy tendida e íbamos rápido. Nada más pasar Beintza-Labaien he arrancado, pero ha sido demasiado pronto y me han cogido fácilmente. Pasar Saldias, y he podido entrar en otro corte. He intentado ir a rueda sin gastar, porque no iba muy cómodo, y he aguantado a duras penas a cola del grupo.

Después de un reagrupamiento en la peligrosa bajada de Orokieta, se ha hecho la fuga buena del día. Ni Ibai Daboz ni yo hemos podido entrar en ella, y a pesar de que hemos intentado filtrarnos después, no ha habido manera y el pelotón se ha hecho cada vez mayor.

La lluvia no ha parado en ningún momento, y en la rapidisima bajada de Belate he pasado mucho frio. Me he colocado bastante adelante en Irurita para afrontar la última dificultad montañosa del día, el alto de Ziga. Lo he intentado arriba, pero tampoco ha habido manera, o fuerza.

Ya he guardado el último cartucho para el repecho que había a 2,5km de meta, antes de entrar en Doneztebe. He arrancado con fuerza, y he podido irme. Después de callejear en solitario, pensaba que la llegada era diferente a la que al final ha sido, y me ha absorbido el pelotón. Al final noveno en la etapa.

Ahora solo queda recuperarse bien para intentarlo otra vez mañana, en una etapa en la que Jaizkibel será juez, y que parece que el tiempo nos respetará un poco más. La verdad es que prefiero que llueva, porque parece que voy mejor con el tema de las alergias.

Un saludo a todos, y gracias a todos los que me leeis durante esta espectacular Vuelta Bidasoa.

1 Comentario

  1. Estupendo comentario Beñat! Has acertado en todo. Levantarse un poco antes para comer bien un poco antes y así hacer mejor la digestión. Pasar al ataque en una etapa de lluvia siempre te hace ir más caliente y con mejor rendimiento. Sorte on Bihar!!!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here